staff.
links.
adwards.
En este mundo tan basto y próspero se encuentran todo tipo de cosas, todo tipo de historias y la nuestra se centra en tres ciudades que aunque parezcan totalmente diferentes tienen algo que las une desde su fundación. Todo comenzó hace cientos de años, cuando se fundó la primera ciudad: Shizuka Toshi, un lugar creado para que todos tipos de personas pudieran vivir en paz y armonía... Pero esto a ido cambiando con el tiempo, mientras las grandes ciudades fueron creciendo fue naciendo la corrupción en ellas. Los ideales con que fueron fundadas ya desaparecieron casi por completo y ahora solo queda ver qué hará la nueva generación para cambiar lo que las pasadas le hicieron a las ciudades que en algún momento llamaron "hogar".
will graham
hannibal lecter
pues los premios

El bosque a veces es divertido {Libre}

 :: On-rol :: Shizuka Toshi :: Bosque

Ver el tema anterior Ver el tema siguiente Ir abajo

avatar
Nuevo usuario
Femenino
Monedas :
31

Fecha de inscripción :
23/07/2014

Ver perfil de usuario

Mensaje por Chiyo/Ryo Hanashi el Jue Jul 24, 2014 10:01 am

off rol:
ok lo acabo de releer y admito que sin querer hice algunas rimas, pero admito que es que antes hice yb poema y me quero la inspiracion de poeta (? y por si acaso no queda claro, esta en estado Ryo, aunque que estuviera feliz y riendo lo hace muy claro X3

La suave brisa acariaba los árboles, transportando sus hojas a cualquier lugar lejano. Los pájaros las acompañaban con su usual batir de alas, cantando sus maravillosas melodías para los espectadores del mediodía. En la frondosa hierba se escondían bellas flores con sus parejas las abejas, que iban de flor en flor cumpliendo con su misión. En los árboles las cigarras se posaban y creaban su habitual sonido rechinante, el cual en aquella calma y tranquilidad cualquier ser que pudiera escuchar la podría oír.

Paso a paso la hierba se hundía bajo sus pies cada vez más rápido y más veloz. Bajo los cantos de los pájaros y las cigarras, se podía oír otro maravilloso cantar, el cantar de la risa. Risa alegre proveniente de aquella chica sonriente que corría por la flora adorando cada uno de los seres de la naturaleza. Y sin más ella se lanzó a la hierba, cayéndose sobre ella y rodando sin parar, divirtiéndose bajo los árboles sin ninguna compañía. Su ropa cada vez se ensuciaba más, llenándose de tierra y quien sabe que más, pero a ella no le parecía importar. Diversión era lo único que ahora ella quería.

Los pájaros seguían con su hermosa melodía, cuando la joven paró a descansar. Bajo la sombra de un árbol observó el cielo despejado, en el cual el azul parecía el del mar, sin ninguna nube que obstruyera su mirar. Más ella sin darse cuenta empezó a dormitar, para que a la hora del despertar notara a su lado que algo nuevo apareció. Giró su mirada y se extrañó, pero enseguida sonrió. Acurrucado en su camisa blanca, se encontraba un gato de negro color. Y ella se quedó observándolo, esperando su despertar, más no pudo resistirse sacar su cuaderno y dibujar.


Última edición por Chiyo/Ryo Hanashi el Mar Ago 05, 2014 3:43 am, editado 1 vez

Volver arriba Ir abajo

avatar
Nuevo usuario
Femenino
Monedas :
80

Fecha de nacimiento :
01/09/1997

Edad :
20

Fecha de inscripción :
22/07/2014

Ver perfil de usuario

Mensaje por Emi Chikamatsu el Vie Jul 25, 2014 5:09 am

Levantó la vista del riachuelo después de lavarse la cara y miró a su alrededor. Aparte de frondosos árboles que parecían danzar con el viento y los pájaros que les cantaban, no parecía haber nada más, pero ella seguía oyendo risitas. Se incorporó, atenta al lugar de proveniencia. No parecía tener un lugar fijo, ya que el bosque provocaba eco. Una brisa le dió en la cara, y trajo consigo aquella inocente risa.
Le pareció bonita y dulce, y sintió curiosidad por el dueño de ella... Casi sin darse cuenta comenzó a caminar hacia el punto donde creía que venía el sonido. Las hojas secas creaban un ruidito rítmico a su paso, y los pájaros la acompañaban en su búsqueda por entre los árboles. Al poco, el silencio se apoderó de todo, pero ella había encontrado a la muchachita a tiempo. Había caído dormida junto a un árbol, y parecía un pet o metamorfo, dadas sus orejas rosas. Con cuidado se sentó de lejos, contemplándola. A pesar de parecer dulce, algo raro había en ella. De todos modos siguió allí sentada, observó a un pequeño gato negro acercarse y recostarse junto a ella, hasta que despertó. Sacó algo parecido a un bloc y un lápiz.
Quiso acercarse, pero la timidez le pudo y se quedó allí.


Última edición por Emi Chikamatsu el Vie Jul 25, 2014 8:23 am, editado 1 vez

Volver arriba Ir abajo

avatar
Nuevo usuario
Femenino
Monedas :
80

Fecha de nacimiento :
01/09/1997

Edad :
20

Fecha de inscripción :
22/07/2014

Ver perfil de usuario

Mensaje por Emi Chikamatsu el Vie Jul 25, 2014 8:33 am

Se dió cuenta de que la muchacha se había percatado de su presencia y que, sorprendentemente, le estaba saludando. Entrecerró los ojos para agudizar su vista y asegurarse de que era a ella. Y sí, alegre y sonriente, la chica agitaba la mano hacia ella.
Azorada, le devolvió el saludo. ¿Realmente... no se había asustado de que una extraña la observara desde la distancia?
Un pájaro negro le pasó por al lado, sobresaltándola.-Maldición-murmuró sujetándose la capucha. Finalmente, la curiosidad ganó la batalla y se levantó para acercarse a ella. Lentamente llegó frente a la muchachita de pelo y ojos rosa y amplia sonrisa. Simplemente la miró, sin saber qué decir. Por primera vez en largo tiempo hablaría con alguien que no fuera un simple animal, y se puso un poco nerviosa.

Volver arriba Ir abajo

avatar
Nuevo usuario
Femenino
Monedas :
31

Fecha de inscripción :
23/07/2014

Ver perfil de usuario

Mensaje por Chiyo/Ryo Hanashi el Vie Jul 25, 2014 9:18 am

off rol:
asdsadasdasd X3 perdona la confusion suerte que lo leiste antes de que se borrara, fue pura suerte~ es la primera vez que me pasa algo parecido X3 bueno, asdasdasdasd a rolear! :3

PD: Cuervo-kun, cuervo-kun~ :3 (?

Ryo seguía saludándola enérgicamente, sin despertar a aquel minino que dormitaba en su regazo. Su sonrisa era cada vez mayor, rebosando alegría e inocencia. ¿Qué si pensaba que era raro que alguien con capucha la observara en el bosque? Ni si quiera sospecharía de un tipo de aspecto de ser un delincuente que la siguiera por la noche. Claro esta, el delincuente era el que corría más peligro, quizá no con Ryo, pero si la atacaba, se vería con Chiyo, y en ese caso no saldría vivo de esa... aunque esa es otra historia y ni siquiera es real.

Ella observaba como paso a paso como aquella chica encapuchada iba hacía ella, con timidez, pisando la hierba bajo sus pies. Cuando ya estaba practicamente a unos tres metros de ella, bajó el brazo poco a poco apoyandolo en el suelo pero sin dejar aquella sonrisa. Sus ojos se mostraban alegres y amables, como si solamente fuera un perro que esperaba a que un nuevo dueño la comprara. Su rojo color no era desafiante, no era temeroso, más bien con esa expresión y el tono de su cabello, su color de ojos se camuflaba, como si fuera normal, aunque no lo fuera. Pero en ese caso, aquella chica era una albina completamente, por lo que tenía aquellos ojos rojos y aquel pelo plateado.

-Buenas tardes, amiga. ¿Qué te trae por aquí? ¿De paseo? Haace un d´´ia estupendo para caminar por el bosque.

Ella hablaba con normalidad, como si fuera una amiga de toda la vida, no como una desconocido que se había encontrado. Su voz sonaba confiable y confortable, haciendo que cualquier persona supiera que ella era pura de corazón, aunque la verdad eso sería mientras no conocieran su otro yo, algo que solo salía en pocas ocasiones, como cuando se mareaba o era atacaba, por ejemplo.

Volver arriba Ir abajo

avatar
Nuevo usuario
Femenino
Monedas :
80

Fecha de nacimiento :
01/09/1997

Edad :
20

Fecha de inscripción :
22/07/2014

Ver perfil de usuario

Mensaje por Emi Chikamatsu el Miér Jul 30, 2014 2:19 pm

Spoiler:
Cuervo-kun?? jajajaja
El tono en que la muchacha le habló le sorprendió. ¿Amiga? Nadie nunca le había llamado así. Nunca. Y el hecho de que aquella joven lo hiciese le resultó extraño.
Sonreía de oreja a oreja, completamente feliz. La alegría, por mucho que lo intentó evitar, se le contagió en parte, pero supo disimularlo, aunque una pequeña y fugaz sonrisa cruzó su rostro. Ese acto le extrañó a sí misma, pero quiso contestarle a la chica.
-Bueno, yo...-murmuró tímida- Caminaba un poco...-le costaba responder. Todavía estaba asimilando el hecho de hablar con otra persona. Tenía pinta de ser una neko, por las bonitas orejas que tenía en su cabeza, pero no vislumbraba su cola por ningún lado.-¿Y... tú? ¿Qué haces aquí?
Se fijó en sus grandes ojos rojos, que de lejos creyó rosas, probablemente por la luz, ya que Emi contaba con una muy buena vista, y pensó que en ellos casi se podrían nadar si se fuese una hormiga. Sacudió levemente la cabeza ante tal tontería, y miró al gatito que dormía en su regazo. Seguía pensando por qué percibía algo raro en aquella peli-rosada, ya que ningún gato dormiría tan plácidamente sobre alguien que fuese malo con quién sea. Frotó levemente su nariz con la manga de su camisa, una manía que había ganado con el tiempo, dado al olor que sentía siempre.

Volver arriba Ir abajo

avatar
Nuevo usuario
Femenino
Monedas :
31

Fecha de inscripción :
23/07/2014

Ver perfil de usuario

Mensaje por Chiyo/Ryo Hanashi el Miér Jul 30, 2014 3:40 pm

off rol:
nyan cosas de mi loca cabeza >< asdasdads perdona si ryo habla algo raro asdsadsad o demasiado formal, es que me sale así no se porque asdasd :3

Bajo las copas de los árboles se colaban los rayos del sol, iluminando aquella escena. El canto de los pájaros estaba como decoración en medio de aquella conversación que no más estaba empezando entre  aquellas dos chicas, que estas no eran muy comunes. Su aspecto era extraño y por esto único, ya que casi nadie tenía el pelo rosa y aquellos ojos rojos, al igual que casi nadie tenía sangre albina, con aquel pelo plateado, y al igual que la otra joven, con aquellos ojos rojos. La diferencia entre estas dos es que la pelo rosada era más abierta y tranquila, y aquella albina era tímida y algo nerviosa, pero seguramente con aquella influencia se abriría ante ella y mostraría más tranquilidad, pues es la magia que poseía Ryo, aunque puede que no ocurriera algo así, todo podía pasar.

Ella miró a la visitante del bosque, quien parecía frotarse con la nariz su manga. Ella no le prestó atención a esto, ya que cada cual tenía sus raras manías, pero aunque para uno fueran raras, para el que lo hacía era algo normal, por lo cual a ella no le importaba que hiciera ago raro, pues en su mundo, sería normal. Era algo que siempre pensaba. Y cuando pensaba en esto, simplemente esbozó una aún más grande sonrisa, mirando alegremente a aquella chica.

-¿Yo? Salí a dar una vuelta y sin querer me quedé dormida -Ryo empezó a reirse poco a poco, felizmente, recordando lo fácil que fue dormirse, cuando normalmente en la ciudad tardaba horas en conciliar el sueño- Cuando me desperté, me encontré con este pequeño renacuajo -dijo mirando al gato con ternura- Y entonces decidí dibujarlo para entretenerme.

Ella quitó su mirada del gato y la volvió a poner en aquella encapuchada, quien parecía demasiado tímida, pero a ella no le molestaba. A Ryo le gustaba cualquier persona con la que se encontrara, bueno, al menos, cualquier persona que no intentara atacarla o hacerle daño, pero ese no es el caso. En este momento podía estar tranquila, pues si ella se alteraba o hacía algo raro, podía ser que aquella joven se asustara de ella, tal como un gato curioso.

Volver arriba Ir abajo

avatar
Nuevo usuario
Femenino
Monedas :
80

Fecha de nacimiento :
01/09/1997

Edad :
20

Fecha de inscripción :
22/07/2014

Ver perfil de usuario

Mensaje por Emi Chikamatsu el Jue Jul 31, 2014 2:16 am

OFF ROL:
Nah', da igual, a mí me gusta como habla Ryo  

Observó con curiosidad que la peli-rosada se reía alegremente al dar una explicación a su respuesta, y ladeó la cabeza. Le parecía simpática. Decidió sentarse junto a ella, pero mantuvo la vista fija en las hojas del suelo. Aquella muchachita parecía tenerle paciencia, o no darse cuenta de la timidez de Emi, porque continuaba hablándole con total naturalidad, algo que ella agradecía pues hacía mucho que no se relacionaba con nadie que no fuese un animal al 100%, y ahora le costaba. ¿Cuántos años tendría aquella chica? Parecía tener la misma edad que la albina, pero no estaba muy segura, ya que a veces las apariencias engañan, como la forma semi-humana que ocultaba el lado salvaje de Emi y que la hacía parecer inocente y algo normal. Odiaba su otro 'yo', el causante de todo desde el principio. Si esa parte no hubiese existido, nada malo habría pasado jamás. Nunca habrían muerto tantas personas, ni si quiera habrían habido motivos para ellos, porque hubiese sido normal... pero noooo... tenía que tener un lado animal y sangre de lobo en las venas...
Para que la chica no terminara por aburrirse, ya que parecía poner todo de su parte por hablar, abrió la boca para decir algo, pero no sabía qué palabras pronunciar.
-...-"Venga, Emi, di algo" pensó molesta-¿Podría... podría ver tu dibujo?-dejando a su timidez de lado todo lo que podía, la miró. Sí, sus ojos eran rojos, tal como los de ella, pero un poco más claros. Le parecieron bonitos, y casi sin darse cuenta comenzó a acariciar al gatito negro que dormía en el regazo de la peli-rosada. Iba tomando cada vez más un poquito de atrevimiento, aquella joven definitivamente era buena. Su instinto estaría equivocado, asi que hizo caso omiso a este.

Volver arriba Ir abajo

avatar
Nuevo usuario
Femenino
Monedas :
31

Fecha de inscripción :
23/07/2014

Ver perfil de usuario

Mensaje por Chiyo/Ryo Hanashi el Jue Jul 31, 2014 4:11 am

off rol:
adssadsadasd realmente eres igualita que mi hikari ><  asdsadsad nyan :3 menos las parte del lobo asdasdsada

ya puse en las relaciones que eres la hermana de Hikari nyan :3 menos mal que tu apellido es por el pastor asdasdsad


A Ryo le encantaba ver aquella timidez, y no podía soportar esbozar una más grande sonrisa. Que una persona fuese así significaba que le importaba lo que las personas dijesen sobre ella, y además, si esto le afecta, es que seguramente casi al 100% era una buena persona. Bueno, eso al menos era lo que aparentaba ahora, pues Ryo también parecía serlo... y lo era, pero la dificultad es que tenía a Chiyo en su sangre. Puede que no fuera culpa de Ryo, pero aún así seguramente la culparían a ella si Chiyo salía de su interior y empezaba a destruir... y ella no quería eso, pues, además, solo se enteraba por lo que decía la gente. Cuando volvía a ser Ryo, no se acordaba de nada, su memoria era como si se lo hubieran borrado y no recordara nada de lo que Chiyo hizo o vio. Pero eso por ahora no importaba, pues, ahora mismo no tenía porque convertirse en Chiyo, ya que no había nada que provocara la salida de esta. No había ningún arma por los al rededores, no hacía el suficiente calor para que se desmayara y aquella chica tímida no parecía que le iba a hacer daño.

Ella seguía observándola, dandole tiempo para que formulara su pregunta. A una persona tímida, una de las cosas que tienes que hacer para ayudarla, es darle tiempo, pues si le aprisionas y la obligas a responder rápido, seguramente el miedo hará que esta no responda. Es lo mismo que se debería hacer con un gato. Si te lo encuentras por la calle y lo miras, si quieres darle de comer, tienes que pararte y sentarte, con la comida en la mano, para que este se te acerque. Al gato le costará mucho confiar, pero si eres paciente, al final lo hará y vendrá hacía ti para aceptar la comida.

-Claro que puedes -dijo Ryo serena y tranquila, para no asustarla o alterarla, pues no quería que se fuera. Sentía que si hacía cualquier movimiento en falso, se marcharía como un gato y seguramente no la volveria a ver en un tiempo.´

Ella cogió de nuevo su cuaderno, y lo abrió por la primera hoja en la que se encontraban los dibujos, porque en las demás, solo había algunas cosas escritas sobre historias, leyendas y mucho más que ella había inventado. Sin más levantósu mano izquierda y le extendió el cuaderno para que pudiera verlo, pero al ver a esta acariciar a aquel gato, simplemente no pudo evitar el sonreir aún más, si es que podía. No sabía cuanto tiempo llevaba ahí el gato, pero para dejarse acariciar por alguien sin despertase, esta persona tendría que ser muy buena persona. Algo raro que no se hubiera despertado ya.

Volver arriba Ir abajo

avatar
Nuevo usuario
Femenino
Monedas :
80

Fecha de nacimiento :
01/09/1997

Edad :
20

Fecha de inscripción :
22/07/2014

Ver perfil de usuario

Mensaje por Emi Chikamatsu el Jue Jul 31, 2014 1:05 pm

OFF ROL:
Siento haber tardado en responder, pero es que a veces la inspiración me tarda...   ah, y yo también he puesto lo de Hikari en lo de las relaciones, solo falta arreglar algunas cosas (más bien añadir) en las fichas y... (redoble de tambores) Hikari y Emi serán oficialmente hermanas separadas!!    
Observó cómo le extendía la libreta, sonriente. Ella la tomó cuidadosamente, como si fuera de cristal o porcelana, y observó el detallado dibujo del minino. Le pareció muy bello. Jamás había visto pintura igual, bueno, en realidad, jamás había visto ninguna... Pero a ella le asombró el modo en que su alegre 'compañera' retrató al gatito.
-Es muy bonito-comentó casi en un susurro-Parece una... una...-paró. ¿Cómo se llamaba esa cosa rectangular que usaban los humanos para capturar copias de ellos dentro y congelarlos que tenía un cristalito delante, que soltaba una luz al apretar un botón? ¡Ah, claro! ¡Cámara de fotos!-Una cámara de fotos. Digo...-sacudió levemente la cabeza, avergonzada-Una foto, eso... parece una foto...-casi se puso colorada.
Poco a poco, el michino se desperezó, estirándose encima de la chica y bostezando.-Hola-le saludó alegre-Buenas tardes, pequeño.- Casi parecía otra persona hablando con el gato. No es que lo hiciese aposta, es que le resultaba más fácil comunicarse con los animales, que nunca tienen ningún perjuicio sobre nadie ni nada, que con gente de su especie. Se dio cuenta de su repentino cambio de actitud y miró a la joven-Lo siento, yo... es que... me es... menos complicado... hablar con ellos... No te ofendas ni nada...-inclinó suavemente la cabeza, como si fuese a asentir, mirando al suelo, a modo de disculpa. No quería que ese cambio con el gatito hiciese que la chica se enojara o se indignara, y luego se marchara. No... quería hablar con ella, conocerla, tal vez ser su... 'amiga'. Realmente no conocía el significado de esa palabra, pero tenía entendido que un amigo siempre está ahí cuando lo necesitas... como un padre... Su mirada se ensombreció de manera disimulada. Emi había tenido padres biológicos, pero por algún motivo que desconocía, no sabía quienes eran, y después tuvo a aquel hombre... Hiroshi Chikamatsu. También lo perdió. Nadie duraba mucho a su lado... Quizás el destino así lo quería, y pasaría el resto de su vida sola.
Por su mente pasó que si el destino había matado a sus padres para que estuviera sola, y no le había temblado el pulso, mucho menos dudaría ante alguien que acababa de conocer... ¿no? El temor se apoderó de ella, dio paso al miedo, y el miedo casi al borde del pánico. No quería que aquella muchachita tan joven y buena acabase muerta... por su culpa. ¿Y si pasaba eso?
Se levantó. No, definitivamente no lo permitiría. Prefería estar sola el resto de su vida a que tener una compañía efímera con un final trágico para la otra.
-Yo... disculpa... No sé si debemos...-apartó la mirada.-Creo que me debo ir.... Sí, me tengo que ir. Sería lo mejor-bajó la voz, de modo que casi ni se oyese-Para tí...
Se giró, dispuesta a marcharse. Era una pena, pero peor hubiese sido que la peli-rosada hubiese muerto... trató de no sentirse mal, después de todo, era lo correcto... Se convenció de ello y caminó para alejarse.

Volver arriba Ir abajo

avatar
Nuevo usuario
Femenino
Monedas :
31

Fecha de inscripción :
23/07/2014

Ver perfil de usuario

Mensaje por Chiyo/Ryo Hanashi el Jue Jul 31, 2014 2:25 pm

off rol:
dasdsadasd tranquila puedes tardar el tiempo que quieras :3 disculpa a sayoko, es la unica con la que puedo estar y tener una vida, pero aun asi es una acosadora, ahoar mismo me esta acosando X3 aunque no deba decir que yo tampoco lo hago (?

Ryo miraba con cariño a aquella chica con esa capucha roja, que la hacía recordar a uno de los cuentos que su madre le había leido de pequeño, cuando una de las incontables noches en aquel apartamente, antes de su muerte, ella no podía dormir y su madre le leyó aquel cuento. Intentaba recordar su nombre, la protagonista era una cual... caperucita... si, caperucita roja, este era el nombre del cuento y de la protagonista. Este libro contaba sobre una chica que va a casa de su abuela, pero en el bosque se encuentra con un lobo, y entonces este la engañó diciéndole que podía ir por el campo de flores, aunque fuera un camino más largo, era mucho más bonitos y entonces aquel lobo fue por el camino corto y fue a casa de la abuela de la chica, y cuando esta llego, se encontró en la cama al lobo que aparentaba ser su abuela. No recordaba lo que pasaba después, pero aún así, aquella chica la recordaba a aquel cuento no sabía porqué, y no era solo por su aspecto. Tenía la apariencia de ser alguien inocente y fácil de engañar, pero aún así podría equivocarse, y aunque fuera fácil de engañarla, no tendría razón para hacerla, ella no era ni cruel ni malvada en ese aspecto, ella en realidad quería ayudarla, pues por eso era por lo que estaba así, o al menos eso era lo que ella pensaba.

Ella realmente se dio cuenta de que hablaba al gato con mucha normalidad. Y no se ofendió porque le costara más hablar con ella, si no que lo consideró un gesto adorable. Recordaba también a cierta persona de hacia ya mucho tiempo que le pasaba lo mismo, era tímida pero siempre hablaba con los animales por curiosidad. Ella la descubrió y la siguió, por curiosidad sobre como era ella en realidad, pues cuando intentaba entablar una conversación con ella, esta chica huía de ella, pero desde hace años que ya no la veía. Ya no sabía donde estaría, pero no recordaba haber visto a una persona como ella hasta ahora. Realmente le hacía sonreír ver a alguien con aquella inocencia, no como la gente que despreciaba a los demás por su apariencia, o que su arrogancia era más grande que su bondad. Prácticamente ni siquiera se acercaba a esa gente.

Ella se fijó en el gato, con aquel gesto adorable. Se estaba desperezando, y, al mismo tiempo, lanzando un maullido. Era una ternura, y simplemente al mirarlo hacia que su corazón se ablandara. Mucha gente decía que los gatos negros daban mala suerte, pero ella creía lo contrario, que daban fortuna a los que los cuidaban, pues por ser diferentes y de corazón puro, pues no les importa el aspecto de los demás simplemente prestan su ayuda, les regalan esta buena suerte. Aquel minino empezó a caminar y bajo de su regazo, para acercarse un poco más a aquella chica, pues le había llamado la curiosidad.

Pero se entristecieron el gato y Ryo cuando aquella persona repentinamente se levantó y se empezó a alejar. ¿Porqué se iba? ¿Acaso le causaba alguna molestia? Puede que fuera algo normal, pues no era algo usual que alguien se encontrara con una chica con cuernos, pero aún así, quería entablar una amistad con aquella chica, no sabía porque. Entonces, decidió seguir. No importa si tuviera que correr, la alcanzaría. El gato se subió a su espalda, como si él también quisiera acompañarla en la persecución. Ya en marcha, ella la alcanzó, estirándole de la manga, para que ella no se fuera.

-¿Qué es lo que pasa? ¿Acaso te molesto? Por favor, solo dímelo, y entonces te dejaré ir.

Volver arriba Ir abajo

avatar
Nuevo usuario
Femenino
Monedas :
80

Fecha de nacimiento :
01/09/1997

Edad :
20

Fecha de inscripción :
22/07/2014

Ver perfil de usuario

Mensaje por Emi Chikamatsu el Sáb Ago 02, 2014 4:07 pm

Frenó en seco al sentir un tirón en su camisa. Algo azorada, se volvió a la muchacha peli-rosada. Parecía preocupada o apenada. ¿Molestarla? No... no era eso. Con lo poco que había estado con ella solo le apetecía seguir allí sentada junto a la chica, y eso era raro en Emi. Nunca quería estar con nadie. Prefería la soledad, donde el silencio hería y calmaba al mismo tiempo... pero se había cansado de él, y buscaba a alguien capaz de entenderla y con quién hablar de todo, confiarle cualquier cosa, pero había caído en la cuenta de lo que le podría llegar a pasar a la chica. Pensó en responderle que sí, que le molestaba y que prefería dejar la conversación ahí, porque no quería hablar más, pero...
1º: No era verdad. Emi quería seguir allí y estar con aquella chica.
2º: Le parecía muy cruel responderle aquello, aunque fuese por su propio bien.
3º: No le gustaba mentir, y menos a una persona que le había tratado un poco bien, y que parecía ser buena.
Asi que decidió decirle la verdad.
-No... no es que me molestes... Es que...-se calló, pensando en cómo decirselo.-No quiero que te pase nada... es complicado, pero... todos mueren-susurró-Y no quiero que siga ocurriendo-se le llenaron los ojos de lágrimas al recordar algunas cosas de su pasado, pero se las secó enseguida-Por eso me quiero ir. No quiero que te pase nada...-Miró al suelo, triste. Sabía que no había sido muy explicativa, pero si se lo contaba todo, era muy probable que acabase llorando como una magdalena. "Demasiado débil, Emi. Eso eres... Demasiado débil para afrontar las cosas..."
Se dió cuenta de que el gato también estaba con la muchacha, agitando su patita en el aire en dirección a Emi, a modo de reproche por haberse marchado así.

Volver arriba Ir abajo

avatar
Nuevo usuario
Femenino
Monedas :
31

Fecha de inscripción :
23/07/2014

Ver perfil de usuario

Mensaje por Chiyo/Ryo Hanashi el Sáb Ago 02, 2014 4:27 pm

off rol:
nyan la tarea de verano esta haciendo que me duerma... zzzzz.... (? asdasdasd eres mi salvacion! (? nyan me duermo... asdadsasd *se autocachea a si misma* (?



El viento hacía que su cabello le tapa un poco la cara, obstaculizando su campo de visión, por aquello se llevó la mano derecha a la cara y se apartó aquellos pelos que le cubrían el rostro, el cual poco a poco reflejaba sorpresa, borrando aquella preocupación. ¿Morir? Solo por estar al lado de una persona, esta debería morir... no sabía porque aquella persona pensaba aquello, y seguramente tendría una larga historia detrás de ellos, pues, todo tenía una razón, pero... ¿morir? Algo grave le debió pasar a aquella chica pues, ver a alguien querido morir delante de sus ojos... quizás es aquello a lo que se refería... Solo por estar cerca de ella que una persona muera... Esas casualidades hacen que la gente crea en el destino y en que lleguen a pensar que están malditas incluso, pues así de cruel es el destino, que juega con la mente. El destino era alguien malvado y cruel que manipulaba a las personas... pero no debería pensar así. Así es más la forma de pensar de Chiyo, y instantáneamente dejó de pensar de esa manera. No es que no se quisiera convertir en Chiyo, ya que además ni sabía que esa parte de ella existiera, sino que su subconsciente en realidad no quería hacer nada malvada en ese momento, y no delante de aquella chica, quien parecía tener un mal pasado. Tenía que ayudarla, ese era su deber, el deber de Ryo.

-¿Puedes garantizar al 100% que es culpa tuya? No tienes porque... las muertes pasan, y hay personas que tienen la mala suerte de tener una experiencia cercana a la muerte, o que un ser querido cercano muera. Puede que gente de tu al rededor muera, puede que la gente más querida muera, pero aún así, eso no significa que sea culpa tuya. Si no has asesinado a nadie, no hay razón para que te sientas culpable. Si no has hecho nada malo, no puede ser que sea karma. Hay personas que son poseídas por demonios y destruyen todo su al rededor, pero en ese caso, no sería culpa tuya, si no del demonio, pero, si ese demonio esta contigo vayas donde vayas y ataca a tus seres queridos, enfréntate a ese demonio y, si no puedes, si es parte de ti, intenta hacer un pacto con él, para que no tenga esa sed de sangre tan fuerte. Puede que sea más fácil decir que hacerlo, pero si de verdad te preocupas por tus seres queridos, los herirás más si te vas que si les atacas tu misma o el demonio que llevas dentro o simplemente el destino. Es así, así que no te marches. Sea lo que sea que este en tu interior o cerca de ti, lo aguantaré y así te haré probar que no todos los que están a tu al rededor mueren.

Y así Ryo acabó su discurso. No era persona diplomática, pero en cuanto había oportunidad de ayudar a alguien, lo hacía bien y no le importaba hacer aquellos discursos tan largos. Esperaba que aquella chica no se lo tomara en broman, y no lo creía que lo hiciera, pues parecía que ella en realidad se lo tomaba en serio, por las lágrimas que caían de su rostro encapuchado.

Volver arriba Ir abajo

avatar
Nuevo usuario
Femenino
Monedas :
80

Fecha de nacimiento :
01/09/1997

Edad :
20

Fecha de inscripción :
22/07/2014

Ver perfil de usuario

Mensaje por Emi Chikamatsu el Dom Ago 03, 2014 10:24 am

OFF ROL:
Perdón que el otro mensaje haya sido muy corto...  Lo iba a editar y hacerlo más largo, pero Miku me quitó el ordenador y cuando me lo devolvió ya habías contestado...   jejeje... Este lo intentaré hacer más largooo   Ah, y no se si la supuesta leyenda me la he inventado o la e leido en algún lado...   

La muchacha tornó su rostro en sorpresa, no parecía esperarse aquello. Tomó aire. Sí que era una asesina, pero no había sido culpa suya, había sido culpa de quienes despertaron la locura en Emi, y su lado salvaje tomo cuentas en el asunto...
Pero... ¿Por qué se molestaba en ponerse excusas a sí misma? Había sido ella la culpable. Ella mató a aquellos chicos, podía controlarse si quería, pero el odio había sido demasiado... Y aunque suene a psicópata, no se lamentaba lo que había ocurrido, esos chicos habían matado a la única persona que le había tratado como su propia hija... Pero sentía algunos remordimientos, porque sabía que eso no era lo que su padre hubiese querido...
Le sorprendió que la muchacha decidiese quedarse con ella, pasara lo que pasara, y le gusto el discurso que le dijo. ¿De verdad quería arriesgarse por una persona que no conocía de nada? Le pareció una locura, ya que esa chica no conocía a Emi, pero de igual modo le pareció bonito...
-¿En serio harías algo así? ¿Aunque no sepas quién soy en verdad?-preguntó mirándola a los ojos-¿O cómo soy?-no sabía que hubiese gente así, capaz de hacer cualquier cosa por una persona que apenas conocían, creía que todo el mundo era igual que los de su antigua aldea....
Quizás la peli-rosada podía ayudarla a ser como era antes... Se frotó la nariz de nuevo, algo que hacía cuando estaba muy triste, enfadada... o emocionada y alegre. No solía ser por esto último, pero esta vez fue una excepción. La miró fijamente y volvió a mirar su orejitas rosadas. Sintió curiosidad por su tacto, y estiró un poco el brazo hacia una. Frenó a mitad de camino. No podía tocarle las orejas así porque sí, le podía molestar.-Lo siento-se disculpó tímida, retirando el brazo.-A veces la curiosidad me es más rápida que la cabeza...- Tenía que aprender a controlar aquel sentimiento, aunque era casi imposible, puesto que era parte de ella.
El sol iba ocultándose cada vez más, dejando el cielo rosado, casi anaranjado, y algunos animalitos regresaban a sus guaridas para descansar. Creaba un ambiente extraño, pero reconfortante al mismo tiempo, y Emi quiso que el tiempo dejara de correr y quedara pausado en ese instante. Le encantaba ese momento del día, porque le recordaba a su padre, al cual le gustaban las puestas de sol. Decía que el sol se dejaba morir cada noche para que la luna, su amor, pudiera respirar. Le contaba que en otros tiempos, cuando no existía el tiempo y reinaba la paz en todo el mundo, Taiyo y Tsuki habían sido dos amantes muy unidos, pero que los dioses prohibieron verse, pues eran hijos de familias rivales. De todos modos, ellos siguieron viéndose, aunque trataron de impedírselo de mil maneras... Finalmente, se les ocurrió una manera de mantenerlos separados: hacerlos uno a cada uno. De ahí el nombre de los dos astros. Asi que cada noche, Taiyo se sacrifica para que su amada viva...


Última edición por Emi Chikamatsu el Dom Ago 03, 2014 11:14 am, editado 1 vez

Volver arriba Ir abajo

avatar
Nuevo usuario
Femenino
Monedas :
31

Fecha de inscripción :
23/07/2014

Ver perfil de usuario

Mensaje por Chiyo/Ryo Hanashi el Dom Ago 03, 2014 10:50 am

off rol:
nyan historia encantadora~ pero ahora mi cabeza esta solo llena de la cancion black cat's wish (?

*canta* (? *llora* (?

y no te preocupes por escribir poco, qadadsadad tampoco hay que escribir obligadamente las dos lo mismo owo asdasdasd


Ella miraba con ternura el rostro de su compañera. Le encantaba aquella expresión de inocencia, que la hacía ver que ella en su interior no quería hacerle daño o, al menos, una parte de ella. Esperaba que no se hubiera pasado con el discurso, pero al parecer había sido lo justo, le dio a entender que no debería huir de las personas por temor a hacerles daño pues, no era completamente culpa suya. Una cosa parecida le ocurría a ella, aunque no lo sabía. Su parte Chiyo recordaba a Ryo, pero esta segunda no sabía que la otra existía pues, cuando se transformaba, perdía la memoria y los recuerdos de Chiyo, ya que Ryo era su personalidad secundaria, la que fue provocada, por lo que era como si fuera una segunda persona, pero que no tenía consciencia de la primera, pues esta fue la que sufrió el cambio, por lo que recordaba cuando se transformaba en Ryo, pero Ryo no recordaba su transformación en Chiyo.

Pero ese no era un asunto del cual debería preocuparse ahora. En lo que debía concentrarse era en la realidad, en aquella chica que estaba delante suya, quien, había comenzado a hablar y parad de llorar, con alegría en su rostro y, también, esperanza. Esperanza de haber encontrado a alguien que se acercara a ella sin importarle que pudiera salir herida. Ryo escuchó sus palabras, y decidió contestarla.

-No me importa, siempre que si me atacas, o una parte de ti lo haga, tengas una razón. Me da igual que sea una pequeña razón, mientras tengas una, cualquier daño que me hagas no me importara, pues sé que no es totalmente culpa tuya, ya que puedo ver que eres inocente, o al menos una parte de ti lo es, por lo que puedo confiar en ti, aunque no te conozca. Sé que no harías daño sin ninguna razón.

A veces Ryo hablaba como si fuera una madre, o una persona de clase superior, como si quisiera proteger todo aquello con aspecto inocente o débil, y le daba consejos y enseñanzas para que no se vieran tan tristes o para que se volvieran más fuertes, y en este caso, las dos cosas a la vez. A ella le gustaba ayudar a la gente pues, una parte de su cabeza quería compensar los pecados de Chiyo, aunque ella realmente no fuera consciente de esto.

En cuanto aquella chica de la capucha roja intentó tocarle aquellos pequeños cuernos que salían de su cabeza, simplemente esbozó una pequeña sonrisa. No retrocedió ni se enojo, simplemente puso aquella sonrisa en su rostro. ¿Qué porqué? Porque le encantaba ver aquella curiosidad, que era un gesto muy inocente, al igual que el de un gato, pero, en vez de tocarlos, ella retrocedió ante la idea, avergonzada, aunque a Ryo no le molestaba en absoluto. Ella simplemente tenía el papel de observadora, sin importarle lo que hiciera ella, pero aún así intentando ayudarla para que superara un poco aquella timidez.

-No pasa nada, puedes tocarlos si quieres. A mi no me molesta, la curiosidad no es una mala virtud siempre.

Dicho esto ella agachó un poco la cabeza para que a ella le fuera más fácil tocar aquellas protuberancias provenientes de su cráneo. Simplemente se quedó así, esperando a que la curiosidad de aquella chica le hiciera tocarlos o, simplemente, a que esta fuera demasiado tímida y no le hiciera, pero aún así, ella intentaría que lo hiciera pues, este sería un paso para que se mostrara un poco menos distante.

Volver arriba Ir abajo

Contenido patrocinado
Contenido patrocinado está


Mensaje por Contenido patrocinado

Volver arriba Ir abajo

Ver el tema anterior Ver el tema siguiente Volver arriba

- Temas similares

 :: On-rol :: Shizuka Toshi :: Bosque

Permisos de este foro:
No puedes responder a temas en este foro.