staff.
links.
adwards.
En este mundo tan basto y próspero se encuentran todo tipo de cosas, todo tipo de historias y la nuestra se centra en tres ciudades que aunque parezcan totalmente diferentes tienen algo que las une desde su fundación. Todo comenzó hace cientos de años, cuando se fundó la primera ciudad: Shizuka Toshi, un lugar creado para que todos tipos de personas pudieran vivir en paz y armonía... Pero esto a ido cambiando con el tiempo, mientras las grandes ciudades fueron creciendo fue naciendo la corrupción en ellas. Los ideales con que fueron fundadas ya desaparecieron casi por completo y ahora solo queda ver qué hará la nueva generación para cambiar lo que las pasadas le hicieron a las ciudades que en algún momento llamaron "hogar".
will graham
hannibal lecter
pues los premios

¿Es posible empezar de cero?

Ver el tema anterior Ver el tema siguiente Ir abajo

avatar
Nuevo usuario
Femenino
Monedas :
80

Fecha de nacimiento :
01/09/1997

Edad :
21

Fecha de inscripción :
22/07/2014

Ver perfil de usuario

Mensaje por Emi Chikamatsu el Mar Jul 29, 2014 3:55 am

Caminaba desganada, sin rumbo fijo. No había logrado nada para comer, y tendría que alimentarse con la comida enlatada de los humanos. Arrugó la nariz. No le apetecía eso, quería algo mejor que cosas precocinadas, pero el bosque había ocultado a todas sus criaturitas del hambre de Emi...
En definitiva: no habría cena. Suspiró y pateó una piedrita, algo cansada y sucia de tanto correr de acá para allá todo el día en busca de algo a lo que incarle el diente. Una fuerte brisa fresca removió las hojas secas del suelo y casi le quita la capucha roja a Emi. Esta la agarró a tiempo  para que no se le cayese y dejara a la vista las orejas que tanto odiaba, pero aún así el viento le despeinó el flequillo, nublándole la vista por un momento con su plateado pelo. Tosió, ya que había algo de tierra en el aire. Continuó caminando, oyendo el rítmico crujidito que provocaba en las hojas secas con sus pasos.
Observó el sol ocultándose tras unas abandonadas colinas con una cálida y reconfortante luz... Varios pájaros volaban hacia el horizonte, como si quisieran llegar al sol mismo.
Un ruido le sobresaltó, y se volvió a ver qué había entre los árboles, pero no encontró nada. Ahora que lo pensaba... ¿dónde demonios estaba? Miró a su alrededor y nada le resultó familiar. Molesta, rodó los ojos, y puso una mueca-Genial-pronunció. Nótese el sarcasmo de su oración...
Creyó estar al límite de la ciudad, entre Gythio, la cuidad contaminada, y Sintra, la ciudad desastre. Maldijo bajito y bufó. Acababa de llegar a Shizuka Toshi hace tres días y ya se había perdido... Por un momento, deseó haberse quedado en el bosque en el que vivía antes, y no haber salido jamás de allí, pero sacudió la cabeza, desechando enseguida ese pensamiento. Quería empezar de nuevo, tener una vida mejor... a pesar que sabía que sería complicado, dado su pasado.
Se sentó a ver la puesta de sol. Quizá mañana regresaría al hostal, esa noche la pasaría al aire libre. No necesitaba nada que le diera calor, ya que ella misma era fuente de este, teniendo en cuenta su parte lobo. Tal vez incluso se transformara en él, aunque lo dudaba. No le gustaba. Si al menos su olfato le sirviera, podría encontrar el camino a casa, pero... no era así...
Recogió las piernas a la altura de su pecho y las rodeó con sus brazos, para luego apoyar la cabeza en sus rodillas con aire nostálgico...
Recordó lo mucho que le gustaba ver las puestas de sol con su 'padre'... Le echaba de menos, a pesar del pasar de los años. Sentía que todo había ocurrido ayer mismo. Los ojos se le llenaron de lágrimas, y el corazón de angustia. Sentía las llamas quemar su piel, el fuego acaparar sus pulmones, el dolor y la desesperación en todos sus sensores... Gritó llorando, alzando la cabeza al cielo.  Odiaba cuando le pasaba este tipo de cosas... regresar al pasado, por así decirlo. Eran demasiados sentimientos y momentos que quería olvidar, pero le era imposible. ¿Realmente lo lograría, con tantos recuerdos persiguiéndola? ¿Es posible empezar de cero con tanto dolor dentro?
Algo se rompió detrás suyo, y se giró.-¿Quién hay ahí?-preguntó aún llorosa, con la vista nula por culpa de tantas lágrimas, que intentó secar rápidamente con la manga de su camisa, preparada por si era un atacante.

Volver arriba Ir abajo

avatar
Nuevo usuario
Femenino
Monedas :
66

Fecha de nacimiento :
16/09/1992

Edad :
26

Fecha de inscripción :
05/05/2014

Ver perfil de usuario

Mensaje por Juliette Liberatore el Miér Jul 30, 2014 1:44 am

Spoiler:
Espero no molestar n_n.

En todo el día, lo único bueno que ocurrió fue que pudo cazar un jabalí, el cual gracias a su fuerza y sus garras destrozó su carne en gruesas tiras, tendría comida para rato, no sintió tanta lástima por el animal, ya estaba viejo y además practicamente estaba pidiendo su muerte, aun así se había disculpado, no sabía porque, tenía que sobrevivir, dejó algunas sobras para los zamuros, así evitaría que la molestaran mientras se llevaba su botín, aun goteaba algo de sangre de este más no se preocupó, se miró por si no le había caido dicho líquido encima o en la poca ropa que tiene, por suerte solo estaban en sus manos y algo en sus piernas.

Cayó en cuenta, no se ubicaba donde estaba, siguió caminando a ver si encontraba su propio rastro para regresar, giró su rostro, ya veía el atardecer.-"Ya, Juliette, ¿donde quedaste ahora?."-No admitiría que se perdió, a ella no le pasa nunca eso, simplemente el bosque con tantos olores y aquel olor a otro lobo en el ambiente la confundían...Un momento, ¿otro lobo?, se extrañó, olfateo el aire varias veces, ciertamente ese olor era similar al suyo, aquella parte animal inconfundible de la cual era ella, ahora entendía, quizás inconscientemente caminaba en dirección a dicho aroma, puesto ya estaba cerca, que más, iba a ver de quien se trataba. Pasaba el rato, caminando entre los árboles hasta que en un momento resbaló con lodo, gracias al cielo que reaccionó rápido y se sujetó de una de las ramas de un árbol cercano, le hubiera dado tanta rabia que aquella carne que traía se hubiera ensuciado de solo imaginarlo, inevitablemente por esto rompió aquella rama, escuchándose el leve eco de eso, la lanzó a un lado y siguió caminando.

No paso tanto cuando de pronto escuchó un grito, parecía que alguien se estaba desahogando por algo, caminó hacía donde provino ese sonido, curiosidad, se podría decir que esa era su característica número uno, quebró un tronco que ya de por sí, estaba podrido.-"Bien, lo admito."-Pensó, admitía el hecho de que no estaba prestando para nada de atención al camino y por eso estaba bastante torpe algo que no es para nada común en ella, una pregunta la sacó de sus pensamientos, un aroma decía que era familiar, claro ya lo había captado antes, aunque también, ¿agua salada? ¿alguien estaba llorando?, se asomó de entre los árboles, observó a una niña con una especie de caperuza y como esta intentaba, aunque al parecer sin mucho éxito, limpiarse las lágrimas.

-¿Una niña?.-Preguntó al aire ladeando un poco el rostro, el cual por su largo flequillo albino no podría verse con facilidad, se dejó ver completamente, aun llevaba con la diestra la carne consigo, colocándola por encima de su hombro derecho.-Adivino, ¿te perdiste?.-La interrogó, no haría ningún movimiento hasta que respondiera o se tranquilizara, lo que pasara primero.

Volver arriba Ir abajo

avatar
Nuevo usuario
Femenino
Monedas :
80

Fecha de nacimiento :
01/09/1997

Edad :
21

Fecha de inscripción :
22/07/2014

Ver perfil de usuario

Mensaje por Emi Chikamatsu el Miér Jul 30, 2014 8:23 am

Spoiler:
Que vaaa   Al contrario, me ha puesto muy contenta   
Una chica de aspecto bastante descuidado y algo despeinada apareció entre los árboles. Cuando logró secarse las lágrimas de su rostro, vió que tenía la ropa bastante rasgada y el pelo, aunque blanco, despeinado y muy largo, al igual que su flequillo. De todos modos vislumbró toda su cara cuando ella ladeó su rostro. Tenía un ojo rosa y otro violeta, casi negro, y una cicatriz más abajo. Parecía algo mayor que Emi...
Poco a poco fue ralentizando sus latidos y su respiración, calmándose. Se dió cuenta de que aquella chica cargaba carne en un hombro, e inevitablemente se le hizo agua la boca. Apartó la mirada de aquello, tratando de disimularlo, y se centró en la chica.
¿Niña? ¿Le había dicho 'niña'? Enarcó una ceja. Vale que no era muy mayor, pero... ¿tan fácil se le confundía? Pasó de eso.
-...-dudó en contestar. No sabía si confiar en ella... Finalmente se decidió. No podía ser malo hablar con alguien, aunque fuese una desconocida.-Podría decirse que sí...-respondió bajo-¿Y tú?¿Qué haces aquí?-preguntó sin poder evitar un tono de recelo. No es que fuese una maleducada, si no que el trato con personas había sido nulo casi toda su infancia, por lo que en cuanto respecta a modales, no es que fuesen su punto fuerte, y tampoco sabía cómo debía actuar ante alguien...
A pesar de su aspecto, a el cuál Emi no le dio mucha importancia, ella parecía ser buena... ¿no? De todos modos, no bajó la guardia, por si acaso.
Quizás no le vendría mal tener alguien con quién hablar. Por lo que había visto en la cuidad, todos tenían a alguien, todos hablaban con otros seres, o reían con estos. Reír... le sonaba raro después de tanto tiempo...
¿Cómo se hacía para entablar 'amistad' con alguien? Sólo sabía tratar con animales, no con humanos, y ella parecía ser uno.

Volver arriba Ir abajo

avatar
Nuevo usuario
Femenino
Monedas :
66

Fecha de nacimiento :
16/09/1992

Edad :
26

Fecha de inscripción :
05/05/2014

Ver perfil de usuario

Mensaje por Juliette Liberatore el Miér Jul 30, 2014 12:25 pm

Spoiler:
Wii :3 entonces seguiré.

Observó como aquella joven se iba calmando y de como en un momento miró la carne que llevaba consigo, la cual vió de reojo y luego volvió a la chica, escuchó la disimulada afirmación a su pregunta anterior aunque ella tuvo su propia interrogante, no pudo evitar mucho el hecho de que se le escapara una pequeña risa, realmente le daba gracia la actitud de la pequeña, es como si se viera en un espejo practicamente, solo que a esa edad; que suponía que tenía, ella aun seguía siendo una esclava, por lo cual sería un poco más sumisa.

-Ah, yo simplemente buscaba comida, llegue hasta aquí porque pensé que había un lobo.-Respondió sencillamente alzando un poco la carne para que fuera más evidente, se notaba que no le importaba mucho la actitud que tenía la encapuchada.-Aunque no creo estar tan equivocada.-Agregó con su rostro fijo en ella y sí, aunque no podían notarse su mirada era bastante fuerte de sentir.

Suspiró, relajando un poco sus músculos, se quedó pensativa por un momento y miró la carne.-¿Tienes hambre?.-Preguntó sin mucho interés ya que se imaginaba la respuesta.-Un lobo en crecimiento no debe pasar hambre.-Comentó sin malas intenciones, era la primera vez que se cruzaba con un igual, a pesar de que desconocía que ella misma era mitad de aquello, así que sería "amable" o intentaría ya que tampoco conocía que era serlo, lo único que obtuvo después de que la anciana muriera fue maltrato y abuso, bien, podría aprovechar los recuerdos que tiene de aquella madre adoptiva y trataría de ser así con la chica que tenía en frente.

Volver arriba Ir abajo

avatar
Nuevo usuario
Femenino
Monedas :
80

Fecha de nacimiento :
01/09/1997

Edad :
21

Fecha de inscripción :
22/07/2014

Ver perfil de usuario

Mensaje por Emi Chikamatsu el Jue Jul 31, 2014 2:47 am

La risa de aquella muchacha le desconcertó hasta el punto de que incluso la confundió levemente. Un escalofrío recorrió su espalda, como si un cubito de hielo se hubiese colado en su camisa. Aunque el flequillo volvía a ocultarle la cara, estaba segura de que la observaba sin reparos.
Varios pájaros graznaron cerca. Cuervos. Seguramente habían olido la sangre que goteaba levemente de lo que la otra traía, aunque era muy poca. ¿Que si tenía hambre? "¡Claro que sí! ¡Y mucha!" pensó, pero que hubiese vivido en un bosque tampoco quitaba que no supiera que la comida de otros era de otros y que no podía ser tan... atrevida, por así decirlo. Iba a responder que no hacía falta, que no quería, pero su estómago se reveló y rugió.
-Bueno...yo...sí,tengo hambre-confesó asintiendo levemente. La curiosidad llegó de golpe, y aunque lo intentó, no pudo contenerse y mantener cerrada la boca.-¿Por qué tienes una cicatriz en la cara?-preguntó inocentemente. No lo hizo con intenciones de molestarla, sólo quería saber, y su boca había sido más rápida que su cabeza. Igualmente ya había formulado la pregunta, asi que de nada servía disculparse por si la había molestado según su punto de vista, por lo que se limitó a mirarla esperando la respuesta. De todo modos su rostro demostraba algo de arrepentimiento, no quería que la muchacha se enfadara y se fuese, volviendo a quedarse sola con sus recuerdos. El sol le daba de frente a la chica, haciendo que su pelo brillara un poco, y le pareció plata. Creyó que intentaba ser amable con ella, y le resultó extraño, pero reconfortante al mismo tiempo. Nadie le había brindado ningún tipo de cuidados desde... ¿los 8 años? ¿O fue a los 9? Desde aquello aprendió a arreglárselas en el bosque, como un lobo más. Lobos... ¿acaso aquella chica era uno? Eso explicaría porqué no había encontrado nada para comer... los animales la avistaron a ella primero y se escondieron, por lo que para cuando llegó Emi ya se habían ocultado, pero ella no tenía orejas, ni cola. la miró de arriba a abajo y no, no tenía. Entonces... ¿qué era? Quizás fuese un espíritu del bosque de un lobo con forma corpórea. En el otro bosque habían varios, pero no recordaba que estos cazaran. Además, ella parecía completamente real, cuando los espíritus tenían la forma algo difuminada y eran algo trasparentes a la luz del sol. Ella no, era 'opaca'. Cada vez Emi sentía más curiosidad por quién la había invitado a comer.

Volver arriba Ir abajo

avatar
Nuevo usuario
Femenino
Monedas :
66

Fecha de nacimiento :
16/09/1992

Edad :
26

Fecha de inscripción :
05/05/2014

Ver perfil de usuario

Mensaje por Juliette Liberatore el Jue Jul 31, 2014 6:05 pm

Mientras respondía iba agarrando algunas ramas gruesas de los árboles con la zurda y los juntaba en un lado, sonrió cuando escuchó el ruido del estomago de la chica y luego decir lo evidente, giró su rostro cuando aquella pregunto sobre su cicatriz, se quedó pensativa, no porque no quisiera responder, solo que recordaba ese momento en específico. Se sentó en el suelo, dejando al lado suyo la carne, comenzó entonces acomodar las ramas que había juntado.

-Me la hizo un antiguo amo, era como un gusto que tenía, le agradaba mucho lastimar, verbal y físicamente, le gustaba más herir mi cuerpo, puesto que sus palabras no me importaban, nada de lo que dijera me lastimaba.-Respondió sencilla y tranquilamente terminando de arreglarlas.-Fuego, fuego..-Murmuró para sí, buscando con la mirada las dos piedras necesarias para hacer la fogata.

Cuando las encontró, se estiró un poco y las agarró, luego las frotaría entre sí cerca de las ramas sacando chispas de estas.-Ven, acércate, puedes tomar el pedazo que gustes.-Dijo y terminó por sonreir en cuanto vió la fogata encenderse, así que agarro una carne y la fue picando en varios pedazos pequeños, para después tomar una pequeña varita y colocar aquel trozo ahí enrollado.-¿Quieres hacerme otra pregunta, pequeña loba?.-Preguntó en lo que acercaba la varita con la carne al fuego y giraba solo un poco el rostro para observarla.

Volver arriba Ir abajo

avatar
Nuevo usuario
Femenino
Monedas :
80

Fecha de nacimiento :
01/09/1997

Edad :
21

Fecha de inscripción :
22/07/2014

Ver perfil de usuario

Mensaje por Emi Chikamatsu el Dom Ago 03, 2014 11:42 am

OFF ROL:
Perdón por haber tardado tanto en contestaaaar   No sé porqué, pero la inspiración aquí no me veníaaa... pero ahora síii   

Emi escuchó atenta la respuesta de la albina, que se acababa de sentar, y miró curiosa cómo preparaba la fogata y prendía el fuego, y se dio cuenta de que sonrió exitosa. Asi que aquella chica había sido esclava... A Emi le dio algo de lástima, y más teniendo en cuenta el tipo de 'dueño' que había tenido.
Se sentó frente a ella, mirando la carne.-Ninguno en especial, la verdad... Lo que tú no quieras.-dijo casi inexpresiva, pensando en lo que podía haber pasado esa chica. La verdad es que sí que tenía varias preguntas, y permaneció en silencio largos segundos, ordenando su preguntas. Con algo de timidez, ya que no solía hablar con nadie, abrió la boca para formular aquellas preguntas que le carcomían-¿Cómo te llamas? Yo... soy Emi ¿Eres medio lobo como yo? En caso de que sea así... ¿por qué no tienes cola ni orejas? ¿Vives en el bosque? ¿Es eso por lo que te vistes así?-se dió cuenta de que había sonado un poco despectivo, e intentó corregirse- Bueno... me refiero a que si es por eso por lo que tu ropa está tan rasgada... ¿Cuánto viviste con aquel amo? ¿Cómo escapaste? Porque supongo que si era un sádico, no te dejaría ir... ¿Tienes familia? ¿Cómo se llaman? -paró en seco. La estaba cargando con demasiadas preguntas, y algunas tal vez demasiado personales...-Lo siento, se me ha ido la lengua... no debería haber peguntado tantas cosas... Si no quieres responder, estás en tu derecho-bajó la vista, sonrojada por la vergüenza.-Pero no te ofendas, por favor...-la miró seria. "Idiota, contrólate un poco más a la hora de hablar. Te ha dejado hacerle algunas preguntas, no hurgar en su vida". Observó el fuego fijamente, tratando de evitar contacto visual con la muchacha que acaba de acribillar con preguntas.

Volver arriba Ir abajo

avatar
Nuevo usuario
Femenino
Monedas :
66

Fecha de nacimiento :
16/09/1992

Edad :
26

Fecha de inscripción :
05/05/2014

Ver perfil de usuario

Mensaje por Juliette Liberatore el Dom Ago 03, 2014 4:37 pm

Al ver como se sentaba frente a ella, tomó un gran pedazo de carne y se lo pasó, en lo que le daba una mordida a su trozo, estuvo callada unos segundos hasta que notó que parecía que iba a decir algo y así fué, hubo una lluvia de preguntas, cosa que la hizo sonreir, vaya que la pequeña era bastante curiosa, no le molesto en absoluto, mejor que fuese directa es mejor conocer a las personas de esa manera.

-Mi nombre es Juliette, soy una licántropo.-Respondió, a pesar de que su desconocida aura demoníaca decía lo contrario.-No se porque, vivo en una aldea abandonada, no he encontrado ropa que me aguante realmente.-Rió un poco sabía que su apariencia no era apropiada pero no había de otra.-Solo unos años, prefería a las niñas, cuando cumplí los 15 me vendió, no tengo familia, mi madre murió cuando yo nací y pues, mi padre supongo que también murió, una anciana cuido de mí pero también falleció por causas naturales.-Respondió tranquilamente y le sonrió.-Tranquila, las preguntas no me molestan, puedes hacer las que gustes.-Agregó amablemente mientras daba otro mordisco a su carne y su rostro se mantenía fijo en el de ella.-Entonces, ¿donde vives tú?, ¿qué haces o hacías por aquí?.

Volver arriba Ir abajo

avatar
Nuevo usuario
Femenino
Monedas :
80

Fecha de nacimiento :
01/09/1997

Edad :
21

Fecha de inscripción :
22/07/2014

Ver perfil de usuario

Mensaje por Emi Chikamatsu el Jue Ago 07, 2014 11:41 am

OFF ROL:
Perdón por la tardanza de nuevooo, es que se me olvidó decir que estaba de vacaciones, y aunque me conectara, no tenía tiempo suficiente como para contestar a algún rol...

Suspiró levemente, aliviada por la amabilidad de la chica... Juliette, según ella escuchó. "Que mal lo debe de haber pasado con aquel tipo. Le gustaba maltratar a NIÑAS... Después de todo, no sé que me sorprende, si casi todo el mundo es así...". Rodó los ojos con ese pensamiento rondándola. Y era una licántropo. Entonces esa era la razón por la cual cola y orejas brillaban por su ausencia. Esa raza no era como los metamorfos, es decir, como Emi. A pesar de que ella tuviese sangre de lobo, no era como el caso de Juliette. Probablemente había una pequeña diferencia... Emi provenía de lobos evolucionados hasta adoptar una forma casi humana, teniendo la oportunidad de transformarse a su antojo, y Juliette nacía de un humano y un lobo, y se transformaba con la influencia de la Luna, según había oído. Le pareció interesante. Se acomodó de manera que estaba sentada sobre sus talones.

Ella tampoco tenía a nadie, como Juliette. Padres biológicos desaparecidos, familiares con ellos, y la única persona que la había querido, había sido asesinada... Prestó atención a las preguntas de la albina y pensó las respuestas... ¿Dónde vivía?... "¡Ah, sí, en un... ¿hostal, era así como se decía?... Sí, sí, era así..."-Se podría decir que vivo en un hostal de Shizuka Toshi, pero no sé si me quedaré mucho... Y estaba buscando comida, cosa que hasta ahora no había visto ni por asomo-comentó con algo de sorna. Mordió el trozo que le había dado Juliette. ¿Cuanto se quedaría en esa ciudad? No quería que fuese mucho tiempo, pues eso significaría que conocería a más gente (se estremeció, ya que le tenía algo de miedo) y tal vez se sentiría más unida a aquel sitio... y a otras personas. ¡He aquí su dilema! No quería estar sola, pero tampoco acompañada... ¿y si conocía a alguien a quien se encariñaba y a esa persona le pasaba algo? Como... a Juliette, por ejemplo... se puso algo tensa. Intentaría no ser borde con la muchacha, pero al mismo tiempo no prestar mucha atención, para evitar que surgiera alguna amistad. No quería provocar más muertes...-Bueno... y... ¿cuántos... años tienes?-preguntó incómoda. No sabía mantener una conversación si la otra persona no daba pie a esta. Las pocas que había tenido habían sido de pequeña, y eran las típicas del "Hola ¿qué tal? Yo soy x, y tengo y años. ¿Y tú?"... y eso no es algo a lo que se le pueda decir conversación...-Yo tengo 17...-pensó unos segundos-creo...-añadió. No estaba segura de su edad, pues no sabía cuando había nacido... una fecha aproximada podría ser el 7 de enero del 98, que fue el día en que su padrastro la encontró en el bosque.
Vale... estaba emulando una conversación de un niño de 5 años... "Qué bien". Nótese su sarcasmo, claro. El fuego crepitaba suavemente y se movía según el viento, como danzando con este. Las hojas acompañaban también al viento, elevándose levemente del suelo en el que descansaban y creando un hermoso sonido alrededor de ellas. Poco a poco, el calor del fuego la fue calando, y el leve temblor que había profundizado en sus hueso hacía un ratito cesó.

Volver arriba Ir abajo

avatar
Nuevo usuario
Femenino
Monedas :
66

Fecha de nacimiento :
16/09/1992

Edad :
26

Fecha de inscripción :
05/05/2014

Ver perfil de usuario

Mensaje por Juliette Liberatore el Jue Ago 07, 2014 2:50 pm

Spoiler:
No te preocupes :3 perdona que no dijera nada en el anterior, me concentre en contestar que luego cuando me di cuenta ya me daba flojera acomodarlo xD

Siguió comiendo en lo que ella se acomodaba para comer, la escuchó luego de un corto tiempo, conocía ese lugar, caminaba por ahí un par de veces, rió un poco, seguramente los animales se habían ido por su culpa, de nuevo se quedó en silencio por largo rato, parecía meditar sobre muchas cosas, terminó de comer, miró de reojo cuanta carne quedó, lo suficiente al parecer, hizo un pequeño gesto para no darle importancia y volteó a verla atenta, le preguntó cual era su edad.-Tengo 28.-Respondió.-Hace 10 que escape de ser esclava.-Agregó sin razón alguna mientras escuchaba que ella dudaba de su edad, hizo una mueca extrañada, aunque no se notó.-Si quieres te llevó a ese lugar, conozco Shizuka perfectamente.-Ofreció tranquilamente.

Acomodó la carne que sobró de una forma que pudiera llevarla con facilidad, aunque no sabía si la pequeña loba querría más, se encogió de hombros, si quería que lo pidiera tranquilamente.-¿Hay alguna otra que desees saber?, puedes preguntar libremente.-Dijo mientras acercaba un poco sus manos al fuego para calentarse.

Volver arriba Ir abajo

Contenido patrocinado
Contenido patrocinado está


Mensaje por Contenido patrocinado

Volver arriba Ir abajo

Ver el tema anterior Ver el tema siguiente Volver arriba

- Temas similares

Permisos de este foro:
No puedes responder a temas en este foro.