staff.
links.
adwards.
En este mundo tan basto y próspero se encuentran todo tipo de cosas, todo tipo de historias y la nuestra se centra en tres ciudades que aunque parezcan totalmente diferentes tienen algo que las une desde su fundación. Todo comenzó hace cientos de años, cuando se fundó la primera ciudad: Shizuka Toshi, un lugar creado para que todos tipos de personas pudieran vivir en paz y armonía... Pero esto a ido cambiando con el tiempo, mientras las grandes ciudades fueron creciendo fue naciendo la corrupción en ellas. Los ideales con que fueron fundadas ya desaparecieron casi por completo y ahora solo queda ver qué hará la nueva generación para cambiar lo que las pasadas le hicieron a las ciudades que en algún momento llamaron "hogar".
will graham
hannibal lecter
pues los premios

Relates de culpa

 :: On-rol :: Sintra :: Iglesia

Ver el tema anterior Ver el tema siguiente Ir abajo

avatar
Nuevo usuario
Femenino
Monedas :
16

Fecha de inscripción :
25/07/2014

Humor :
Extraño e inconsciente

Ver perfil de usuario

Mensaje por Milly Jeandel el Miér Jul 30, 2014 5:27 pm

No sabía como, no entendía el porque y eso que al ser un ser tan retórico debía entender esas cosas. Una vez más, se encontraba dentro de esa antigua iglesia. Quizás era su subconsciente el que le decía que fuera a ese lugar, no era como si escuchara a las viejas ricas y sin nada más que hacer que decir chismes; pero las cosas que le decían, de una forma u otra, le empezaban a afectar muy profundo en su alma. La palabra "maldita" no sólo en el sentido de que era una Doll, sino que la chica, se sentía algo culpable de que todos sus dueños terminarán muriendo. Abrazo al conejito de peluche entre sus brazos, sintiéndose algo culpable de la muerte de quien se lo había dado: su creador y primer dueño.

No es que expresara sentimientos tan fácilmente, era por eso que ahora no se encontraba llorando. Simplemente empezó a dar pequeños pasos y a andar en el lugar, como si eso de algún modo pudiera purificarla—No es la gran cosa igualmente— se dijo así misma, en la soledad de la habitación. Mantenía su expresión calma incluso en esa situación—Sólo hubiera querido agradecerle por darme vida y por cuidarme aunque estuviera hueca—

Una vez dicho esto, sintiendo que quizás serviría de algo, empezó a volver a vagar en esa Iglesia. ¿Quien sabe? Podría encontrar algo nuevo que añadir a su base de datos —cosa complicada, la verdad— se sentó en una de las alargadas sillas, esperando algo que ni ella sabía que quería.

Volver arriba Ir abajo

Ver el tema anterior Ver el tema siguiente Volver arriba

- Temas similares

 :: On-rol :: Sintra :: Iglesia

Permisos de este foro:
No puedes responder a temas en este foro.