staff.
links.
adwards.
En este mundo tan basto y próspero se encuentran todo tipo de cosas, todo tipo de historias y la nuestra se centra en tres ciudades que aunque parezcan totalmente diferentes tienen algo que las une desde su fundación. Todo comenzó hace cientos de años, cuando se fundó la primera ciudad: Shizuka Toshi, un lugar creado para que todos tipos de personas pudieran vivir en paz y armonía... Pero esto a ido cambiando con el tiempo, mientras las grandes ciudades fueron creciendo fue naciendo la corrupción en ellas. Los ideales con que fueron fundadas ya desaparecieron casi por completo y ahora solo queda ver qué hará la nueva generación para cambiar lo que las pasadas le hicieron a las ciudades que en algún momento llamaron "hogar".
will graham
hannibal lecter
pues los premios

{Privado Anemoi} La luna blanca puede ser manchada de carmesí

 :: On-rol :: Shizuka Toshi :: Hostal

Ver el tema anterior Ver el tema siguiente Ir abajo

avatar
Nuevo usuario
Monedas :
48

Fecha de inscripción :
30/07/2014

Ver perfil de usuario

Mensaje por Sayoko Kitsame el Vie Ago 08, 2014 4:21 pm

off rol:
perdona si a veces escribo poco, me falta inspiracion .-.

La luna blanca iluminaba con su forma esférica a aquella ciudad. Esta era la inspiración de poetas, dibujantes y escritores, más su importancia era tanta que tenía a los lobos a sus pies, cantando sus hermosas canciones solo para ella. Así era ella de poderosa, pues ese color blanco la mantenía siempre bella y pura, sin cambiar nunca, pero se dice que a veces cogía un tono carmesí, noches en la que recogía un color rojizo. Se decía que la razón de aquel fenómeno es que el día anterior de que aquel astro tomara aquel color era que la sangre se había derramado en una ciudad fundada por shinigamis, los dioses de la muerte. Pero no cualquier sangre normal, pues la sangre de un humano normal no podía provocarlo, si no la sangre de dos personas más que humanas, personas míticas, personas demoníacas. Solo si dos personas peleaban hasta sangrar, la luna llena con aquel color plateado cogería aquel color carmesí.

Sayoko prestaba atención a aquellas cosas. Le encantaban los libros, la lectura, pues era un mundo diferente en el que esconderse, en lo que su yo arrogante no aparecía. Le gustaban las fantasías, pues era algo que ella no podía estropear. Algo que estaba fuera de su alcanza hacía que quisiera alcanzarlo con más fuerza, pero el derramar sangre no era propio de ella... a menos que fuera por su protección.

Ella caminaba por las calles, pero esta vez si que tenía un rumbo, no como cuando había llegado a aquel lugar. Parecía dirigirse hacía una dirección en particular, pues tenía un pequeño trozo de papel en la mano derecha, el cual revisaba cada segundo mientras miraba los números de las calles, buscando la residencia que la habían recomendado. Claro esta que no iba a aceptar así como si nada el comprar una habitación. Tenía que ver el precio, como eran sus habitantes y el ambiente que había. El tener sangre real la hacía pensar en así, pues no pensaba arriesgarse en nada, ya que no tenía nada más dinero para un apartamento, y si no le gustaba aquel y lo hubiera comprado ya, estaría tirada en la calle. Pero también si este no le gustaba y tenía que buscar otro apartamento, tendría que dormir esa noche de nuevo en la calle.

Ella seguía andando, hasta que alzó la mirada, descubriendo el que podía ser su nuevo hogar. No era nada más que un edificio con 5 o más plantas, y tenía un montón de habitaciones pensando en el número de ventanas que había. Ella entró, y buscó un lugar en el que pudieran recibirla, pues tenía que atravesar aquel gran patio para encontrar la puerta correcta que la llevara al recibidor.

Se oía a los grillos en medio de la noche. Ella no tenía miedo de la noche ni de la oscuridad, pues no le importaba, pero aún así había un gran peligro pues los demonios de sangre completamente pura seguramente tendrían su atención en ella.. y puede que no solo ellos, pues había muchos más seres en aquella ciudad, por lo que había oído.

Volver arriba Ir abajo

avatar
Nuevo usuario
Masculino
Monedas :
184

Fecha de inscripción :
30/03/2014

Localización :
En Canariaslandia

Humor :
Hehe

Comentarios :
Volaré tan alto que besaré el cielo.

Ver perfil de usuario

https://skygamescomp.wordpress.com/

Mensaje por Anemoi Thuellai el Vie Ago 08, 2014 4:40 pm

Anemoi estaba parado en medio de la estancia con un montón de cadáveres al rededor, era el recibidor de un hostal. Al parecer su cliente había tenido una disputa y los quería muertos, el chico había aceptado el trabajo, y no tardó mucho en acabarlo, pero se le había ido de las manos, el olor a sangre y la adrenalina le hicieron perder el control, descuartizando a todos los que se encontraban en la sala, y no estaba saciado, él quería más, quería seguir matando hasta caer exhausto...

Una leve risa se escuchó en los rincones de la habitación, entonces el chico volteó. Perfecto, había escuchado a alguien en el pasillo dirigiéndose al recibidor en el que se encontraba. Era su próxima víctima, en segundos analizó el aura del sujeto averiguando su raza. Un demonio.

Sus labios se tornaron en una sonrisa y lentamente ocultó su presencia, haciendo que pareciera a los del exterior de la habitación, en caso de que alguien pudiera detectar presencias, que alguien se alejaba de la escena. Luego de ésto se convirtió en electricidad y se metió en el pomo metálico de la puerta, esperando su momento de actuar.

Aquella noche no habían límites, aquella noche, el cielo se tornaría rojo.

Spoiler:

Volver arriba Ir abajo

avatar
Nuevo usuario
Monedas :
48

Fecha de inscripción :
30/07/2014

Ver perfil de usuario

Mensaje por Sayoko Kitsame el Vie Ago 08, 2014 5:14 pm

Un cuervo graznaba en uno de los pocos arboles de aquel pequeño patio del hostal. Era raro ver uno por esta zona, pues le aseguraron que era segura, pero nunca podía confiar en nadie. Normalmente cuando hay un cuervo es porque hay cadáveres cerca, pero bien podría ser que solo pasara por allí o que hubiera alguna ardilla muerta al rededor. Tampoco tenía que dejarse llevar por las ilusiones de la noche. Parecía que aquel cuervo la vigilara, con aquellos ojos azules y ese plumaje negro. De la nada empezó a graznar y rápidamente se fue volando por encima del edificio y empezó a dar vueltas en círculo sobre él. Eso era algo sospechoso.

Entró por una de las puertas al edificio. Realmente era buena perdiéndose, y gracias a su su mal habito no aceptaría la ayudaría de nadie seguramente y, si lo hacía, estos se echarían atrás porque empezarían a odiar el comportamiento de aquella chica. Sin más caminó por los pasillos, en busca del recibidor. Esperaba no estar en un territorio prohibido para los habitantes o lo que venían a comprar algún apartamento pues, de ser así, estaría metida en un buen loo. De ser así, ¿porqué la puerta no estaría cerrada? Por lo que no había de lo que preocuparse. El sitio estaba muy vacío, quizá porque era de noche. A esas horas seguramente la gente dormía.

Siguió caminando hasta que al llegar al final del pasillo, llegó hacía una puerta en la cual tenía un cristal con la palabra recibidor pegada a él. Había encontrado la sala antes de lo previsto. Había sido capaz de tardar tan poco... estaba orgullosa. Se dirigió a la puerta y se preparó para girar el pomo pero dio un salto atrás. El cuervo de antes había aparecido detrás de ella, y le había avisado con un graznido. ¿Porqué? ¿Acaso era peligroso girar un pomo? Ella volvió para abrir la puerta, pero el cuervo le dirigió otro graznido y voló hasta ponerse delante de ella y amenazarla con picotearla. Con aquel animal acosándola se echó para atrás y tomó otro camino, mientras que vio al cuervo vigilando aquella puerta. Qué le pasaba a ese cuervo? Al fin que por primera vez llegaba a un sitio tan rápido sin perderse... Pero los animales no se comportaban raro así como así, debía pasar algo, y sintió la necesidad de querer ayudar por si alguien estuviera en peligro. Siguió caminando por el pasillo, buscando otra forma de entrada para llegar al recibidor. Tenía que haber otra.

Los pasillos solamente eran iluminados por las suaves luces de las pobres lamparas, las cuales parecían viejas, pues estaban sucias y algunas hasta parpadeaban. La oscuridad de la noche se adentraba por la ventana, y se podía ver como la luna estaba en su posición del cielo, observándola fijamente, como si su trabajo fuera mirar a la gente que había en el mundo. Su blanca pureza podría cambiar aquella noche.

Volver arriba Ir abajo

avatar
Nuevo usuario
Masculino
Monedas :
184

Fecha de inscripción :
30/03/2014

Localización :
En Canariaslandia

Humor :
Hehe

Comentarios :
Volaré tan alto que besaré el cielo.

Ver perfil de usuario

https://skygamescomp.wordpress.com/

Mensaje por Anemoi Thuellai el Vie Ago 08, 2014 5:41 pm

Dos segundos, en dos segundos el cuervo fue silenciosamente electrocutado, cayó muerto en el suelo sin hacer ruido alguno, poco tiempo después, una diminuta varilla de metal untada con anestesia local había quedado clavado en el cuerpo de la aventurera que había entrado en el local erróneo, y Anemoi había entrado en el cuerpo de la joven, adentrándose en el sistema nervioso hasta llegar al cerebro, esa técnica era muy parecida a la que usaban los mosquitos para chupar la sangre sin ser notados, solo que el chico la había llegado a perfeccionar un poco más. Una vez allí, se paró a recibir la señal de los ojos de la muchacha para observar lo que hacía, se quedaría allí un rato, a jugar con su mente...

Comenzó dando algunos espasmos en ciertas partes de su cuerpo, como los gemelos o los muslos, las piernas en general.

Luego empezó a jugar con sus oídos y vista, creando algunas alucinaciones y sonidos que realmente no existían. Mientras hacía ésto indagaba en los recuerdos de... Sayoko, para sacar aún más información.

Aquella chica odiaba mucho la soledad, así que comenzó a dar ordenes, y el cerebro comenzó a segregar sustancias que causaban una reacción química que llevaban al sujeto a simular un estado de soledad absoluta, de aislamiento completo de la sociedad. Anemoi se preguntaba si alguien había llegado a pararse a pensar en la utilidad de la electricidad en todo ésto.

Después de divertirse un rato, el chico, aburrido, decidió acabar con aquella chica, con su método favorito. Una enorme corriente eléctrica comenzó a cocinar aquel cerebro usado, durante minutos, aquella corriente eléctrica viajaba sin interrupción por todo el sistema nervioso de Sayoko.

Diez minutos después, cuando no sentía señales de vida aparente, Anemoi salió del cuerpo y se quedó observándolo, admirando su acción.

Volver arriba Ir abajo

avatar
Nuevo usuario
Monedas :
48

Fecha de inscripción :
30/07/2014

Ver perfil de usuario

Mensaje por Sayoko Kitsame el Sáb Ago 09, 2014 5:25 am

off rol:
D: no puedes controlar el cuerpo del otro usser y matarlo sin mi permiso... reglas del foro... yo au n quiero seguir viva :3

Las luces casi no iluminaban la estancia. Eso le parecía raro, pues escuchó que la electricidad era muy buena en aquel sitio y no había lampara que fallara, pero no parecía así. Puede que la hubieran mentido sobre la seguridad y la electricidad del local, pues parecía que cualquiera podía entrar, ya que ella no tenía llave y entró sin problemas. Cuando había entrado, la luminosidad era más fuerte que ahora, y entonces se paró para hundirse en sus pensamientos. Si cada vez la iluminación era más débil, algo debería estar absorbiéndola, quizás un demonio de alto nivel, uno de sangre pura, pero eso sería demasiada casualidad... pero lo creía posible por la reacción de aquel cuervo. El que estuviese asustado era razón por la que desconfiar de aquel sitio. Y más, podrías no ser ningún demonio, simplemente un fallo en el sistema o algo parecido, por lo cual debería ponerse a salvo de la seguridad.

Caminó por los pasillos, aunque más bien corría, pues realmente cada vez las lamparas se quedaban aún con menos energía. Buscó algo para ponerse a salvo de la corriente eléctrica. Quizá no fuera que algo estuviera absorbiendo la energía, si no una acumulación electrice en algún lado, en el que a lo mejor algún cable fue cortado o un elemento no conductor se había cola por algún sitio bloqueando la energía. De ser así, y aún se conducía la electricidad, podría haber una sobrecarga eléctrica en algún lugar del edificio, con una acumulación excesiva de electricidad. Puede que no haya asistido mucho a clases, pero eso lo veía razonable.

Oyó el graznar del cuervo y como este caía al suelo. ¿Se había muerto? Esto ya era demasiado extraño, y si aquel animal había muerto, debía significar que realmente algo había en aquel lugar, quizá no fuera electricidad, si no solo un simple ladrón. Y ella que había encontrado la forma de eliminarse de la electricidad y no era esta la causa. Pero mientras esperaba al ladrón, nadie venía más bien, solo notaba como un tipo de energía que corría por su cuerpo y entonces, unos espasmos. Tenía razón, esto debía ser por la electricidad. Antes que una sobrecarga le matara, no pudo saber que hacer. Lo que había planeado era si estaba fuera de su cuerpo, no en su interior. Entonces es cuando se le ocurrió una idea.

Sabía que la electricidad era una fuente de energía, por lo cual,aunque no formara parte de su cuerpo, si estaba dentro de ella, podría gastarla, y tenía una buena manera de hacerlo. Antes de que aquella sobrecarga la matara, reunió toda su voluntad y esfuerzo para poder transformarse. La energía comía su interior poco a poco, desgastando la energía de su interior, y que esta recogiera la electricidad que había dentro de ella, usándolo como método de energía. Sí se transformaba con ella, esta podía desaparecer por ser observada, pues aquella transformación gastaba mucha energía, o al menos de desaparecer, tendría que salir de su cuerpo. Flores de cerezo aparecieron por su poder y la envolvieron, mientras que poco a poco la electricidad se convertía en energía y Sayoko se convertía en el demonio que era, con aquella túnica y con su arma que siempre llevaba en aquella forma. Los cuernos sobresalían en la cabeza, tal como los de un toro, destacando su presencia no humana.

Volver arriba Ir abajo

Contenido patrocinado
Contenido patrocinado está


Mensaje por Contenido patrocinado

Volver arriba Ir abajo

Ver el tema anterior Ver el tema siguiente Volver arriba

- Temas similares

 :: On-rol :: Shizuka Toshi :: Hostal

Permisos de este foro:
No puedes responder a temas en este foro.