staff.
links.
adwards.
En este mundo tan basto y próspero se encuentran todo tipo de cosas, todo tipo de historias y la nuestra se centra en tres ciudades que aunque parezcan totalmente diferentes tienen algo que las une desde su fundación. Todo comenzó hace cientos de años, cuando se fundó la primera ciudad: Shizuka Toshi, un lugar creado para que todos tipos de personas pudieran vivir en paz y armonía... Pero esto a ido cambiando con el tiempo, mientras las grandes ciudades fueron creciendo fue naciendo la corrupción en ellas. Los ideales con que fueron fundadas ya desaparecieron casi por completo y ahora solo queda ver qué hará la nueva generación para cambiar lo que las pasadas le hicieron a las ciudades que en algún momento llamaron "hogar".
will graham
hannibal lecter
pues los premios

El amanecer de Sintra - [Juliette Liberatore]

 :: On-rol :: Sintra :: Calles :: Zona Comercial

Ver el tema anterior Ver el tema siguiente Ir abajo

avatar
Nuevo usuario
Femenino
Monedas :
14

Fecha de inscripción :
15/09/2014

Localización :
Sintra

Ver perfil de usuario

Mensaje por Janisse Niwa el Mar Sep 23, 2014 8:32 am

Aquél era el momento en el que los trabajadores empezaban a salir de sus casas para ir a  trabajar y los malhechores volvían a sus guaridas, dejando los vestigios de sus fechorías escondidos en la oscuridad de la noche.
Caminaba rápido por las calles, con decisión, como si fuese a algún sitio en concreto. Siempre que deambulaba por Sintra lo hacía de aquella manera, aunque en realidad sólo anduviera sin rumbo. Y pensaba, pensaba en muchas cosas.  Aquél  era un lunes como otro cualquiera, o quizás otro día diferente, como todos los demás. Le fascinaba pasear de madrugada y ver amanecer, llevaba cerca de veinticuatro horas sin dormir así que aquel día, como tantos otros, faltaría a clase y se dedicaría a descansar, para luego, con toda probabilidad, volver a salir y pasar otra noche más en vela. Aquello era vida, ¿para qué tener preocupaciones? La única responsabilidad de que respondía era de la empresa de su padre (ahora suya) y todo marchaba sobre ruedas, como bien se había enterado en la última  reunión de directivos a la que, evidentemente, había llegado tarde.
En algún momento de sus cavilaciones decidió pararse en algún sitió a tomar algo antes de irse a casa. Antes vagó un rato más por los infinitos y laberínticos callejones. Apenas había un alma por aquella zona. Le gustaba aquella sensación. Le daba la impresión de que era el único ser que habitaba el mundo. Al fin se decidió por un bareto medio destartalado, en el que sólo estaba el dueño, con aspecto somnoliento.
-Buenos días -dijo al entrar, sin ninguna entonación especial en la voz. Aquello pareció espabilar a aquel hombre, que parecía tener mil años, aunque conservaba buena parte de su pelo completamente blanco. Pidió un agua con gas y se sentó en la terraza, si era que podía llamarse así, puesto que consistía en cuatro sillas de madera más bien austeras y una pequeña mesa a juego. En Sintra había lugares mucho más lujosos que aquél, pero allí nadie la molestaría. Miró al cielo: despuntaba ya el alba, tiñendo los cielos de color rojizo, en perfecta sintonía con el aura de la ciudad.

Volver arriba Ir abajo

avatar
Nuevo usuario
Femenino
Monedas :
66

Fecha de nacimiento :
16/09/1992

Edad :
25

Fecha de inscripción :
05/05/2014

Ver perfil de usuario

Mensaje por Juliette Liberatore el Mar Sep 23, 2014 10:26 pm

De madrugada, ya estaba lo suficientemente molesta y se podría notar porque su largo cabello albino estaría muy erizado, aun no sabía salir de aquella ciudad, desde que hace ya un tiempo que se llego ahí por equivocación, ¿a quien se le ocurre dormirse en un camión de entregas?, solo a ella, es que esas cosas solo le pasan a ella, y ya sin darse cuenta, estaba en otra parte de la ciudad, que obviamente, ni remota idea de donde era, lo que si sabía era que llamaba la atención, su postura semi-encorbada por la misma molestia, su ropa, sucia y malgastada, el flequillo que tapaba por completo su rostro, su lado animal le hacía odiar estar mucho tiempo en esas calles.

-¿Cómo rayos saldré de aquí?.-Murmura en un tono claramente molesto y hasta parecía gruñir en el proceso mientras pateaba una lata de gaseosa con su descalzo pie, pensar que es difícil ponerla en ese estado y solo momentos de tensión, que en Shizuka hubiera ignorado, lo lograron, miró a distintas direcciones, por donde vino, por donde iba, a un lado y al otro, lentamente y detallando cada cosa que había. Logró observar al fondo de la calle de su lado derecho una especie de bar, que creía era el único que abriría tan temprano, no dió mayor importancia, hasta que un hombre, al parecer borracho, se le acercó y coloco con mucha confíanza uno de sus brazos alrededor del cuello de la albina, algo que, claramente, la hizo molestar aun más, no solo que a esa hora siguiera borracho, si no que también se tomara ciertas libertades.-Suéltame.-Ordenó seria y fríamente la chica, obviamente él, no atendería ninguna razón más aun, trató de tocar uno de los "atributos" de la loba, antes de que lo hiciera, termina perdiendo la poca paciencia que le quedaba y agarra bruscamente aquella mano atrevida, solo para golpearle el rostro con la mano libre y tirarle al piso, suponía que la misma borrachera impedía que se volviera a levantar, suspiró frustrada, si seguía gastando energía comenzaría dentro de poco a darle hambre y ahí no había o no veía mejor dicho, algun bosque para cazar su alimento.

Seguía de pie al lado del hombre desmayado, se encoge de hombros y busca un lugar para sentarse, viendo perfecto el pórtico de aquel bar a un lado de la puerta, haría ejercicios de respiración solo para tratar de calmarse en lo que se dejaba caer sentada en ese lugar, tomando postura de indio, apoya sus codos en sus muslos y se encorbaria un poco más, tratando de relajar sus músculos y aunque no se notaran, cerró sus ojos, al estar así, cualquiera podía creer que estaría dormida pues su respiración era lenta y tranquila, pero solo se encontraba pensando en como salir de ese lugar.

Volver arriba Ir abajo

avatar
Nuevo usuario
Femenino
Monedas :
14

Fecha de inscripción :
15/09/2014

Localización :
Sintra

Ver perfil de usuario

Mensaje por Janisse Niwa el Miér Sep 24, 2014 7:38 am

Estaba algo embobada contemplando el paisaje cuando la llamada de la naturaleza hizo su aparición. Entró al establecimiento y, en un pequeño pasillo a la izquierda había un letrero que rezaba: ''WC''. Y allí se dirigió sin más dilación. El baño, al igual que el resto del bar, dejaba bastante que desear en cuanto a decoración y modernismo pero tampoco necesito una taza de oro -pensó Janisse, mientras hacía, algo asqueada, sus necesidades. Tras lavarse las manos con el escaso jabón y ''secárselas'' con una maquina de esas que no secan nada, salió otra vez al exterior, dirigiéndose a su sitio.

Había una ¿mujer? sentada en un sitio más o menos cercano al suyo. Estupendo, había un intruso en su oasis de soledad. Lanzó una expresión desdeñosa a nadie en particular y se fijo en aquella persona. Tenía un aspecto algo desastroso y salvaje, y parecía dormida (en una postura bastante extraña, todo hay que decirlo).
-¿A quién se le ocurre dormirse por aquí? -susurró para sí. Le lanzó una última mirada escéptica y, encogiéndose de hombros continuó pensando en sus cosas.

Volver arriba Ir abajo

avatar
Nuevo usuario
Femenino
Monedas :
66

Fecha de nacimiento :
16/09/1992

Edad :
25

Fecha de inscripción :
05/05/2014

Ver perfil de usuario

Mensaje por Juliette Liberatore el Miér Sep 24, 2014 11:17 pm

Creyó escuchar a alguien murmurar, por lo que movió si acaso cm su cabeza por reflejo, notando a alguien de reojo, no dió importancia, su fragancia decía que era una mujer, seguía sin fiarse pero menos se fiaba de los hombres, de mientras, se rascó la nuca, trataría de relajarse, empezando por evitar pensar en como salir de ahí ya vería la forma de lograrlo, entre tanto, suponía que podría conocer ese lugar, aunque le desagradaba que la mayoría de sus habitantes eran de clase alta, algo que particularmente le molestaba.

Soltó un suspiro, se estiró a lo que se podría escuchar como tronaban los huesos de su columna, consecuencia de permanecer en esa extraña e incomoda posición, hecha para atrás su cabeza, por lo que uno de sus mechones se movió, dejando ver la cicatriz en su mejilla y su ojo izquierdo, de color morado oscuro, el cual no estaría viendo a ningún lado en concreto aunque se podría notar un semblante aburrido y sin interés. Al recobrar su postura miraría a su alrededor, detallando nuevamente el lugar, observando solo por segundos a la chica.-Solo una niña.-Murmura para sí, como diciendo un tono de "No hay problema, podré encargarme.", rascó su mejilla diestra con su mano derecha, pensando a donde iría, ¿Debería preguntarle a la chica donde podría ir?, pensó dudosa aunque después se inclino por la respuesta negativa, creyendo que encontraría ella misma la salida.

Volver arriba Ir abajo

avatar
Nuevo usuario
Femenino
Monedas :
14

Fecha de inscripción :
15/09/2014

Localización :
Sintra

Ver perfil de usuario

Mensaje por Janisse Niwa el Vie Sep 26, 2014 5:09 am

Pensaba en que quizás sería hora de ir pensando en volver cuando la extraña se desperezó en su silla sin un ápice de pudor, haciendo sonar todas las vértebras de su columna. Janisse le lanzó una mirada algo despreciativa, pero no creyó que se diese cuenta. Para colmó, aquella mujer miró a su alrededor y murmuró algo que Janisse no entendió muy bien (tenía algo que ver con niña, quizás); pero lo que sí había entendido perfectamente era el tono de aquella frase, y no le gustaba nada que la tratasen con desdeño; menos aún de aquella forma tan sencilla y despreocupada. Enarcó una ceja.

-Já -soltó bastante fuerte con expresión despreciativa, pero sin dirigirse a nadie en particular y mirando al cielo- ¿sales de alguna cueva o algo así? -inquirió, ahora sí, dirigiéndose a la extraña mujer, aludiendo a su aspecto descuidado. Lo dijo con tono cansado, como si el tema no fuera con ella y no le importara lo más mínimo (aunque lo cierto era que, aunque sólo fuera un poco, había despertado su curiosidad el hecho de que hubiera un mujer en aquel preciso lugar, y a tales horas).

Le dio el último sorbo al vaso de agua, inclinando la cabeza completamente hacia arriba, y lo volvió a dejar en la mesa con un sonoro clonc, mientras se pasaba el dorso de la mano por los labios, secándoselos.

Volver arriba Ir abajo

avatar
Nuevo usuario
Femenino
Monedas :
66

Fecha de nacimiento :
16/09/1992

Edad :
25

Fecha de inscripción :
05/05/2014

Ver perfil de usuario

Mensaje por Juliette Liberatore el Vie Sep 26, 2014 8:53 am

Escuchó aquella expresión, girando a verla sin mucho interés y hasta con notable pereza, quedó por unos cortos segundos en silencio lapso que solo sonrió confiada y sin sentirse para nada ofendida con el comentario de la chica.-Oh...¿Es lo único que se te ha ocurrido?.-Respondió con una tranquilidad natural.-Pero bueno, vengo de un lugar peor que una cueva, a decir verdad.-Añadió encogiéndose de hombros.-Pero imagino que debes venir de cuna de oro con un muy cómodo colchon, ¿no?.-Preguntó a pesar de saber la respuesta, olía como a los otros clase alta, además esa esencia de superioridad, hizo una mueca de fastidio que ni pizca de notarse por su flequillo.

Más su olfato capto algo en la chica que también tenía ella misma, aunque desconocia qué en realidad, le estaba empezando a dar curiosidad, ¿era ella una licántropo también?, negó mentalmente, no podía ser, no había visto a otro de su especie a excepción de aquella chica albina, pero igual era diferente, entonces, ¿qué es?, no lo pensó demasiado, vería hasta donde llegaba la joven frente a sí y lo averiguaría o quien sabe si ella lo decía o quien sabe.

Volver arriba Ir abajo

avatar
Nuevo usuario
Femenino
Monedas :
14

Fecha de inscripción :
15/09/2014

Localización :
Sintra

Ver perfil de usuario

Mensaje por Janisse Niwa el Vie Sep 26, 2014 10:51 am

-No es lo único que se me ha ocurrido, pero es de las pocas cosas que tu aspecto da a entender -soltó un bufido casi sin proponérselo y puso los ojos en blanco. No sabía de donde había salido aquella mujer tan extraña, pero por su forma de actuar no tenía pinta de ser de por allí. Una risotada casi salvaje, aunque corta, brotó de sus labios cuando escuchó el último comentario de la extraña- no sé si la cuna sería de oro, pero el colchón era muy cómodo, desde luego.

La miró largamente, con expresión lacónica. Mientras, salió el dueño de aquel antro, y se llevó su vaso dejando la cuenta encima de la mesa. Janisse se sacó un pequeño monedero del bolsillo y dejó encima de la cuenta, sin mirarla siquiera, dinero más que de sobra como para pagar su consumición. Volvió a centrar su atención en aquella mujer.

-Entonces, dices que eres la típica persona que se autocompadece por su durísima vida, ¿verdad? -sonrió con suficiencia, recostada cómodamente en el respaldo de la silla y con la pierna izquierda cruzada por encima de la derecha- si en lugar de eso espabilaras, quizás te iría un poco mejor en la vida -Janisse pensaba que, más o menos, cada cual conseguía lo que se ganaba en el temible juego de la vida, donde todo valía; y era cierto que ella había nacido en el seno de una familia con una economía más que cómoda, pero había tenido que luchar por mantenerlo e iba a por lo que anhelaba con decisión y sin preocuparse por los demás. Si el resto no lo hacia, simplemente no era su problema.

Volver arriba Ir abajo

avatar
Nuevo usuario
Femenino
Monedas :
66

Fecha de nacimiento :
16/09/1992

Edad :
25

Fecha de inscripción :
05/05/2014

Ver perfil de usuario

Mensaje por Juliette Liberatore el Dom Sep 28, 2014 5:00 pm

-¿Autocompadecerme?, mmmm...-Haría el gesto de pensar, como si no supiera el significado de aquella palabra.-Mi vida es como es porque estoy cómoda así.-Añadió, encogiéndose de hombros y gira a ver el cielo, con tranquilidad y cierto desinterés.-No tengo lujos y no los necesito, realmente.-Comenta, se había logrado olvidar del lugar en el que se encontraba, y de cual era su objetivo, aquella chica llamaba su atención aunque sin exagerar, se veía y actuaba como una de esas niñas ricas a las que en algún momento llegó a cuidar.

Volteó su rostro hacía otro lado, no es por autocompadecerse, pero esas son cosas difíciles de olvidar y posiblemente, lo único que podría moverla a hacer algo, seria el de liberar a los demás esclavos que todavía permanecen ahí, encerrados, en la oscuridad, perdiendose de la luz de la libertad de poder hacer las cosas por y para uno mismo, soltó un suspiro, no haría nada, de todas maneras, ya estarían los que se acostumbraron a esa vida, pero por lo menos era libre, ¿no?.

Volver arriba Ir abajo

avatar
Nuevo usuario
Femenino
Monedas :
14

Fecha de inscripción :
15/09/2014

Localización :
Sintra

Ver perfil de usuario

Mensaje por Janisse Niwa el Miér Oct 01, 2014 2:34 pm

Aquella era una chica extraña y le intrigaba a la vez que le sacaba de quicio (la verdad es que casi todo el mundo le sacaba de quicio, no era aquello una novedad).

-En ese caso, ¿por qué tanto rencor hacia las personas que viven en abundancia? -inquirió con una sonrisa de suficiencia.
Estaba demasiado despierta como para volver ya a casa, pero demasiado cansada como para buscar algo que hacer y aquella conversación la entretenía en cierto modo (aunque probablemente en un par de días se habría olvidado de todo ello por completo). No era que se sintiera especialmente sola, pero le divertía hablar con extraños de tanto en cuanto.
Estiró las piernas bajo la mesa, tenía las rodillas algo agarrotadas así que las volvió a doblar y repitió el movimiento unas cuantas veces mientras reprimía un bostezo. Además, el material de que estaba hecho la silla en la que estaba sentada era muy basto y le rozaba la piel, estaba cansándose de estar allí sentada, así que, cuando volvió el camarero con su cambio, se levantó de un salto, cogió la bandeja plateada y la dejo en delante de las narices de la extraña.

- Comotellames -dijo- hoy me siento absurdamente generosa, así que gástate esto en algún capricho que haga tu vida mejor... o no, como quieras -se encogió de hombros, aquello le bastaría para pagarse una buena comida en un restaurante medio... y si no que lo tirara, a ella qué más le daba.

Volver arriba Ir abajo

avatar
Nuevo usuario
Femenino
Monedas :
66

Fecha de nacimiento :
16/09/1992

Edad :
25

Fecha de inscripción :
05/05/2014

Ver perfil de usuario

Mensaje por Juliette Liberatore el Miér Oct 01, 2014 11:25 pm

La chica tocó un tema que era mejor no sacar, giró el rostro hacia ella, sin pizca de molestia o enojo, pero se notaba su desinterés.-¿Los de clase alta?, porque abusan de los que "no viven en abundancia".-Respondería, haciendo el ademán con sus dedos por las comillas para luego cruzarse de brazos.-O esclavos, como mejor te parezca.-Se encogió de hombros,girando ahora el rostro hacía otro lado, sin mirar a un lado en concreto. Notó aquel sujeto, más no dió importancia, como usualmente hace, inclinó hacía atrás la cabeza por reflejo y sorpresa por aquella bandeja, vió de reojo a la pelirosada sin comprender el comportamiento.

-Mi nombre es Juliette Liberatore...-Mencionó sin dar importancia.-Podrías darselo a quien si lo quiera, yo prefiero cazar mi comida..No soy para nada agradecida con los de tu clase, siendo sincera.-Agregó sin tomar esa bandeja, manteniéndose con sus brazos cruzados, aunque luego llevaría su diestra a su rostro, para agarrar su flequillo, juntarlo y jalarlo un poco, permitiendo al aire refrescar su rostro, el cual se le notaron ambos ojos y su cicatriz.-No esperaba una conversación, solo esperaba descansar y encontrar una manera de regresar a Shizuka.-Dijo, soltando su flequillo y giraba a verla desganada.

Volver arriba Ir abajo

avatar
Nuevo usuario
Femenino
Monedas :
14

Fecha de inscripción :
15/09/2014

Localización :
Sintra

Ver perfil de usuario

Mensaje por Janisse Niwa el Vie Oct 03, 2014 10:36 am

A Janisse le traía sin cuidado lo que le ocurriera a los ''esclavos''. Para ella no eran más importantes que la decoración, su bienestar no era su problema en absoluto. ''Que espabilen'' era lo que pensaba cada vez que alguien le hablaba de las condiciones de la gente que vivía en tales condiciones.

-Como digas -puso los ojos en blanco e hizo un gesto con la mano, como quitándole importancia al asunto- yo no abuso de nadie que no se deje abusar.

-No me tienes que explicar que eres una desagradecida -dijo con una mueca. Probablemente se iba a acordar de su nombre porque tenía buena memoria, pero la verdad era que no le importaba demasiado. Cogió el dinero y con un rápido y enérgico movimiento lo lanzó a unas rendijas que daban al alcantarillado- supongo que así estarás más contenta -en su cara se dibujó una sonrisa de salvaje locura.

Así que aquella mujer era extranjera. Era sorprendente que por allí hubiera alguien de Shizuka, y más a aquellas horas -bueno, no siempre se encuentra lo que se busca... .

Volver arriba Ir abajo

avatar
Nuevo usuario
Femenino
Monedas :
66

Fecha de nacimiento :
16/09/1992

Edad :
25

Fecha de inscripción :
05/05/2014

Ver perfil de usuario

Mensaje por Juliette Liberatore el Dom Oct 19, 2014 5:55 pm

Spoiler:
Lamento la demora, como mi laptop esta dañada hasta quien sabe cuando, solo me queda por tomar prestada la de mi hermana y bueno, suele ser molesto hasta para mí. n n

Se encogió de hombros.-A veces no saben que hay algo mejor.-Respondió, casi a secas o con flojera, no se sabría decir, posiblemente estaba ya cansada del olor o la energía de aquella ciudad, necesitaba la tranquilidad que le brindaba Shizuka.

Observó como lanzaba el dinero, su semblante no parecía de sorpresa, era difícil decir cual era su pensar, no era molestia, tristeza, ni nada parecido, parecía algo como decepción "Oh, tantos que se matan por optener algo así, lo que es ser rico." con ese vago pensamiento se encogía de hombros, ella no vivía de lujos, le encantaría poder tener más libros eso sí, que estuvieran buenos y no le faltaran páginas, pero a la final, nada duraría tanto, así que prefería vivir el día a día, si algún día podía hacer la diferencia con sus compañeros esclavos, lo haría, pero por el momento, no sabía que hacer.

No le tomó por descuidada la sonrisa de la chica, algo en su esencia le decía que tenían algo en común, más no sabía qué, pero aun así, no le temía y no estaba tan en alerta, escuchó su comentario, bufó en burla.-Ciertamente, lo único que me he puesto a buscar en mi vida y es molesto...-Mencionó solo por mencionar, si solo recordara por donde fue que llegó, suponía que así sabría como regresar, o ¿no?, bueno, sacudió mentalmente esos pensamientos, una nueva ciudad, nuevos conocimientos, bien, por ahí, va bien, estudiaría lo más que pudiera de ese lugar, después de todo, le agradaba saber sobre muchas cosas.

Volver arriba Ir abajo

Contenido patrocinado
Contenido patrocinado está


Mensaje por Contenido patrocinado

Volver arriba Ir abajo

Ver el tema anterior Ver el tema siguiente Volver arriba

- Temas similares

 :: On-rol :: Sintra :: Calles :: Zona Comercial

Permisos de este foro:
No puedes responder a temas en este foro.