staff.
links.
adwards.
En este mundo tan basto y próspero se encuentran todo tipo de cosas, todo tipo de historias y la nuestra se centra en tres ciudades que aunque parezcan totalmente diferentes tienen algo que las une desde su fundación. Todo comenzó hace cientos de años, cuando se fundó la primera ciudad: Shizuka Toshi, un lugar creado para que todos tipos de personas pudieran vivir en paz y armonía... Pero esto a ido cambiando con el tiempo, mientras las grandes ciudades fueron creciendo fue naciendo la corrupción en ellas. Los ideales con que fueron fundadas ya desaparecieron casi por completo y ahora solo queda ver qué hará la nueva generación para cambiar lo que las pasadas le hicieron a las ciudades que en algún momento llamaron "hogar".
will graham
hannibal lecter
pues los premios

Paradise {Dorian Grey}

Ver el tema anterior Ver el tema siguiente Ir abajo

Habitante de Sintra
Femenino
Monedas :
25

Fecha de nacimiento :
17/06/1993

Edad :
24

Fecha de inscripción :
28/10/2014

Localización :
~ <3

Empleo /Ocio :
Estudiante

Humor :
Estudiantil (?)

Ver perfil de usuario

Mensaje por Amarantha L. Prickle el Vie Dic 05, 2014 7:51 am

Miré la hora una vez más. 18:45 PM. Miré al cielo, estaba casi despejado, había alguna que otra nube que se dejaba arrastrar por el viento, a su merced. Sostuve el teléfono en las manos durante poco tiempo más hasta que lo guardé en el bolsillo derecho de la chaqueta que llevaba puesta.

Apenas 15 min que las clases habían acabado hasta el lunes, ni si quiera había pasado por casa para cambiarme y, para ser franca, no tenía ánimos ni ganas de ir al conservatorio, tampoco estaba dispuesta a quedarme entre las cuatro paredes que componen mi habitación con vistas a las calles de aquella ciudad de personalidades tan abstractas. Fuera donde fuera estaba atrapada, limitada y controlada, da igual quien fuera, si un profesor, un compañero, un familiar... siempre era igual.

Una carcel

Fue entonces cuando paré, dejé de caminar. Mi intención era dar un paseo por las calles. Me daba igual si me perdía, me daba igual la mala orientación que tuviera... no importaba, en absoluto, la preocupación sobraba. Me desequipé la mochila, dejándola caer suavemente a mis pies al mismo tiempo que yo me agachaba, para asegurar que no estuviese abierta. En mi mano izquierda, por otra parte, había un escuche. El estuche que salvaguardaba mi preciado violín... Igual que la mochila, lo posé sobre el suelo con cuidado, abrí los broches que mantenían el maletín cerrado, subí la parte posterior del mismo. Miré al cielo de nuevo, estaba anocheciendo, los colores cálidos inundaban el cielo y por su contra parte las estrellas dejaban verse, inundando con su presencia aquel despejado cielo.

Tomé el violín en mis manos. Respiré profundamente, rastreando la zona de forma energética para confirmar si de verdad había alguien o no y, a simple vista todo estaba en orden, algún que otro rastro sin importancia. Bien, allá vamos. Acomodé el violín sobre mi hombro izquierdo y suspiré. El motivo real de la caminata era probar una nueva forma de rastreo, ya que estaba segura de que mi padre no me dejaría practicarla en casa y menos aun para lo que realmente servía: rastrear. Por eso estaba allí, a las afueras de la ciudad. Y por eso me estaba asegurando de que no hubiese nadie que pudiera interferir en la concentración ni en la creación del campo visual. Proseguí, alejándome un par de metros de mis cosas.

Cerré el maletín del violín con la propia telepatía mientras comenzaba a tocar.
Spoiler:
Comencé creando un campo de energía, albergando al rededor de cinco metros a la redonda, leve, tenue. Recorrí energéticamente ese campo, sintiendo cada cúmulo, piedra, árbol y cada elemento. Respiré exageradamente, como si estuviera oliendo cada rastro de energía que había de forma residual. Abrí los ojos e intensifiqué el campo. Fue entonces cuando comencé a tararear... recorrí con la vista mis alrededores, sonriente, dándome por satisfecha con la primera fase. Ahora que ya sabía qué había, debía buscar dónde estaba, fue entonces cuando volví a cerrar los ojos.

-When the stars align~ -Busqué con mi propia energía todos aquellos elementos que había sentido y visto, creando un mapa negativo en mi cabeza, colocando en él cada uno de ellos, con un color y su energía... Me sentía libre, por fin. Me gustaba bailar mientras tocaba el violín, era algo costoso pero me importaba más la sensación de movimiento y música para poder ampliar ese campo visual.

Volver arriba Ir abajo

Ver el tema anterior Ver el tema siguiente Volver arriba

- Temas similares

Permisos de este foro:
No puedes responder a temas en este foro.