staff.
links.
adwards.
En este mundo tan basto y próspero se encuentran todo tipo de cosas, todo tipo de historias y la nuestra se centra en tres ciudades que aunque parezcan totalmente diferentes tienen algo que las une desde su fundación. Todo comenzó hace cientos de años, cuando se fundó la primera ciudad: Shizuka Toshi, un lugar creado para que todos tipos de personas pudieran vivir en paz y armonía... Pero esto a ido cambiando con el tiempo, mientras las grandes ciudades fueron creciendo fue naciendo la corrupción en ellas. Los ideales con que fueron fundadas ya desaparecieron casi por completo y ahora solo queda ver qué hará la nueva generación para cambiar lo que las pasadas le hicieron a las ciudades que en algún momento llamaron "hogar".
will graham
hannibal lecter
pues los premios

[ABIERTO][GRUPAL] Revolución en la Escuela.

 :: On-rol :: Gythio :: Secundaria

Ver el tema anterior Ver el tema siguiente Ir abajo

avatar
Habitante de Gythio
Masculino
Monedas :
16

Fecha de nacimiento :
13/03/2002

Edad :
15

Fecha de inscripción :
27/12/2014

Localización :
Gythio

Empleo /Ocio :
Estudiante

Humor :
Asustado D:

Khor Tsav está
Ver perfil de usuario

Mensaje por Khor Tsav el Vie Ene 02, 2015 4:15 am

Revolución en la escuela

Trama

Murmurios por los pasillos, todos están emocionados. ¿Qué ocurre? ¡Llega la semana cultural!

Sí, esa maravillosa semana en las que las clases se ven substituidas por talleres. En la que alumnos de todas las edades pueden elegir libremente que "asignatura" recibir. Donde se aprende, pero el modo de aprender es divertirse.

Profesores aprovechan esta fecha para cambiarse con compañeros de otras instituciones, alumnos de distintos grupos para relacionarse... ¿Habrá alguien a quien no le guste?

Pero... ¿cómo saber a dónde ir? Oh, es tan simple. ¡Tan solo mira el corcho de la entrada! Ahí han sido clavados distintos carteles, cada uno informando de uno de los talleres disponibles. ¡Solo ve, mira, elige y acude al aula correspondiente!

¿Animado? ¿Deseas aprender? Pues muy bien, ¡comenzamos!

Este evento bianuall cada vez tiene una temática, y en esta ocasión es la Revolución Francesa.  ¿Aburrido? ¡Para nada! ¿No lo crees? Pues solo compruébalo.  



Participantes
♣ - Khor Tsav
♣ - Stern Araki
♣ - Velia Digandur


Talleres
He aquí los talleres disponibles.
¡La vuelta atrás!
El taller trata de una clase de historia; pero no es una clase de historia como cualquiera...¡Tú interpretas los personajes!Tomando como base la revolución Francesa, cada alumno tomará un papel en esto, desde un simple servidor, hasta incluso Rouget de l'Isle... ¡Pero cuidado! ¡No puedes abandonar nunca tu papel!
***Los disfraces son ofrecidos por la administración, y las caras de los alumnos se ocultan, ya sea con máscaras, antifaces, lo que sea, para que ninguno se reconozca.Además, dependiendo de su papel, le hes asignado un ''rol'' y una ''misión especial secreta'' a cada alumno, que debe realizar antes de que termine el evento. Se darán regalos a los 3 supervivientes.
--si queda más de 3 supervivientes, se regalará un trofeo en común, para el ahorro de dinero en la administración--
La tutor/a de éste juego es Velia Digandur(sustituta del original profesor de historia), la cual, hará de ''máster del juego''. Cada misión debe ser notificada en ''La Corte Real'' (La terraza), colgándola en el altar (un tablero de ajedrez) y tocando la ''Campana de la libertad'' (una campanilla normalucha), para después ir a continuar con su papel (terminar la misión secreta no te exime del peligro de que otro jugador pueda eliminarte).
Todos los jugadores serán reunidos al final del juego alrededor de La Guillotina, en el patio trasero, para presenciar cómo se decapitan a los jugadores que no realizaron su misión secreta correctamente o simplemente no la llegaron a realizar / fueron eliminados del juego / cualquier motivo que les haya impedido hacerla.
Nota: La decapitación es puramente teatral, aquí no se cortan cabezas. Cada alumno es libre de escoger su personaje.
Nota 2: Los profesores que no se encarguen de ningún taller / clase también son libres de participar en este taller, siempre respetando las normas.
Atte; La administración de la secundaria de Gythio.


Aclaraciones
♠ - Se trata de un rol abierto a cualquiera que se quiera unir.
♠ - Para unirse lo único necesario es enviar un PM a Khor Tsav para ser añadido a la lista de participantes. Habrá un orden de posteo, tan simple como seguir el de la lista.
♠ - En caso de ausentarse se ruega que se avise a todos los participantes para que su turno sea saltado, esto será indicado tachando su nombre de la lista de participantes. Para volver a ser incorporado comunicar por MP a todos los participantes.
♠ - Si se quiere abrir un “taller” debe especificarse en el MP, rellenando la siguiente ficha y enviando su correspondiente código:

Ficha:

Código:
 [size=16][color=#9c0606][font=Impact]*Insertar aquí nombre del taller/clase*[/font][/color][/size][font=Serif][size=12][color=#06929c]*Insertar aquí pequeña descripción del taller*[/color][/size][/font]


¿Listo para aprender?
¡Pues vamos!
4, 3, 2..



Aquella mañana podía sentir mi nariz helada cual cubito de hielo, lo recuerdo bien. Era temprano, más que de costumbre, pero yo no aguantaba más tiempo en mi madriguera. Por eso era que había decidido salir antes. A aquella hora brumosa, la humedad del aire lo hacía más denso, y tenía la desagradable sensación de que la suciedad y contaminación de este se adhería a mi piel. “Es curioso como después de vivir aquí toda mi vida y nunca haber conocido nada diferente, sigue molestándome la polución de este lugar” Pensé mientras caminaba lentamente en dirección a la secundaria.

Lo cierto era que deseaba recorrer el camino corriendo, de tal emoción que sentía. Aprender, para mi, siempre fue emocionante, pero en aquel momento, tenía un incentivo mayor. Sin embargo, ya había constatado que llegar demasiado pronto era contraproducente, pues podría encontrarme con que aún no habían abierto las puertas. Por ello es que caminé despacio.

Una manzana antes de llegar a mi destino, miré mi reflejo en el escaparate de un local, asegurándome de que la venda de mi rostro estuviera bien posicionada. Lo cierto es que mi aspecto era bastante mejorable, aunque no con los medios que yo disponía en ese entonces: mi cabello estaba peinado, pero algo sucio y carente de brillo. Mis ropas, al igual que la venda en mi ojo, no tenían manchas, al menos no ninguna muy grande o visible, pero aquel uniforme no terminaba de encajar con las medidas de mi cuerpo y se veía viejo y desgastado, la tela forzada en algunos puntos, tanto, que creí que se podría romper. Al menos, me quedaba el consuelo de que sería imposible olerme con lo cargado que estaba el aire. Con todo y lo crítico que había sido con mi aspecto, aquel era uno de los días en que más presentable lucía. Me estiré levemente antes de seguir mi camino.

Al entrar al edificio, pude ver que aún faltaba un rato considerable para la hora del inicio de las clases. No divisé a ningún otro alumno, y algunos profesores caminaban estresados de aquí para allá, ultimando algunos de los detalles de su taller. Después de respirar profundo y tragar saliva, me dirigí al corcho, donde todos los talleres estaban expuestos con sus respectivos carteles.
“Imagino que cuando sea la hora, aquí habrá una conglomeración de alumnos increíble… ¡Qué bien haber llegado pronto!” Me alegré interiormente, y dediqué mi tiempo a leer con atención cada uno de los talleres, preguntándome a cual acudirían menos alumnos, o cual podría ser más interesante.

Poco a poco, mientras leía, otros alumnos se fueron acercando al tablón y su presencia comenzó a hacerme sentir incómodo. Por ello, pese a que aún no había tocado el insistente silbido que indicaba el inicio de las clases, me adentré en los pasillos, en busca del aula de historia. Aquel cartel había llamado mi atención. La posibilidad de no ser yo, sino otro, de ser alguien distinto se habría ante mi. Simplemente, vivir por unos momentos como si no fuera un monstruo… La sola idea hacía que mi corazón latiera realmente acelerado dentro de mi pecho.

Entonces, sonó la alarma, y rápidamente murmullos y el sonido de pasos inundó como un eco el pasillo, pese que aún no se divisaba a nadie. En dos pasos, llegué hasta la puerta del aula, que como dictaba la normativa estaba abierta. Prontamente nervioso e indeciso, dibujé en mis labios una sonrisa nerviosa y sentí como mis mejillas tomaban calor, probablemente coloreándose de un tono rojizo. Sentía que mi garganta se había cerrado, no podría hablar. Queriendo preguntar si podía entrar, llamé con los nudillos a la puerta y cerré un momento los ojos.
“Tranquilo… Es una clase, no puede pasar nada malo en una clase.” Traté en vano de calmarme.


Última edición por Khor Tsav el Lun Ene 19, 2015 8:37 pm, editado 1 vez

Volver arriba Ir abajo

avatar
Habitante de Gythio
Masculino
Monedas :
9

Fecha de inscripción :
27/12/2014

Ver perfil de usuario

Mensaje por Stern Araki el Vie Ene 02, 2015 3:20 pm

Desperté en mi cama, cubierto de enormes y calientes sabanas, ya que hacía un frio para convertirte en un cubo de hielo pues era de los inviernos mas fríos que me había tocado, cuando, mientras frotaba mis manos para calentarme, me acorde de la semana cultural y la inscripción por lo que no pude evitar emocionarme, me puse mi uniforme recién lavado y salí de mi casa feliz por los diferentes talleres que podrían haber en la escuela. —"Ehhh, ¡Ya va a tocar! ¡rápido!"— Comencé a flotar para ir mas rápido, mientras pensaba en qué podría estar haciendo mi hermana, dónde estaría y si fue lo correcto quedarse en el mundo de los humanos. Llegué al edificio, corrí por los pasillos hasta llegar a las escaleras, cuando llegué subí aún más rápido las escaleras, al llegar había mucha gente, intenté escabullirme por abajo y por arriba. Cuando vi que no mucha gente se interesaba por el de historia, decidí unirme para animar la cosa, cuando de pronto sonó el timbre. —"¡No! Esto es malo, malo, malo..."— Fui corriendo al aula de clases, que estaba al fondo del pasillo, cuando derrapo sin querer y resbalo, cayendo sobre un chico. Abro los ojos y me paro rápidamente. —"Lo siento, lo siento."— Lo miro atentamente y digo —"Toma"— le ofrezco mi mano para que se levante mientras sonrío.

Volver arriba Ir abajo

Habitante de Sintra
Femenino
Monedas :
3

Fecha de inscripción :
26/12/2014

Ver perfil de usuario

Mensaje por Velia Digandur el Sáb Ene 03, 2015 4:39 am

La peliverde estaba ahí, porque debía estarlo, y quería, aunque le diese la impresión de que hacía más frío allí que en Sintra, y le diese mala espina tanto edificio y tanta fábrica y tanta contaminación.Estaba de intercambio con un profesor de Historia de allí, la secundaria de Gythio, que según decía, no soportaba esos eventos. Por otra parte, ella nunca los había experimentado, así que nunca se perdería tal nueva ocasión, que podría ganarse un hueco en su intrépido lleno de aventuras,diario.
Estuvo ocupándose un par de semanas en preparar las cosas del taller. Estaban muy justos de dinero, así que los disfraces quizás fuesen a ser lo mejor, porque el trofeo, seguramente dejaría una o dos decepciones por el fondo, pero bueno. La administración no tenía para tanto para su taller, decían. Sospechaba que era porque ella no era de Gythio, pero se calló. No iba a armar jaleo por un poco de dinero.
Finalmente llegó el día, donde todo iba a empezar. Debería de poner en práctica su ardúo trabajo, y llevar su taller a la gloria de ser el mejor. No dudaba en que serían muchos los que harían cola sólo para inscribirse.
Sin embargo, no fue del todo así...
Eran las dos de la mañana. Ella ya había revisado que todo en su cartel estuviese en orden, y había preparado el material, sobres, trajes y demás escenarios que deberían usar (el tablero de ajedrez y la campanita de la terraza, por ejemplo). Con más de cuatro filas  de percheros llenos de trajes,  y sin ninguna clase de ayuda por parte de los profesores que pasaban ---porque tendrían, seguramente, mucho que hacer como para depararse en ella, suponía--- iba camino a su aula. Pronto comenzarían a llegar los alumnos.
Le agradaba dar historia, y el tema de la revolución francesa, aunque no fuese lo que mejor se le daba, ni lo que más le agradaba, entre todo lo que había, le inspiró a hacer ese taller. Le gustaba. Iba a disfrutar con ese taller, y seguramente, los centenares de alumnos que acudirían, también, o eso esperaba.
Pero no, no acudieron, ni dos alumnos. No tocaba la campana, y todavía no esperaba que se anticipasen a ir, pero le deprimía un poco que aún no hubiese nadie. Obviamente, a nadie le gusta tanto historia...
Se quedó jugando con sus dedos, a ver cuándo aparecía alguien, cuando un fuerte sonido la sacó de a saber qué rondaría por su cabeza.
Se levantó, acercó a la puerta, y lentamente la abrió, para asomarse y encontrarse dos chicos, ambos rubios, uno con un ojo vendado, y en el suelo, y el otro, de pie, tendiéndole la mano.
-Buenos días-saludó, antes que nada, con cierta sorpresa en sus azules ojos, con un tono bajo y tranquilo de voz, característico de ella-¿Está todo bien?-Observó detenidamente a los dos, de pies a cabeza, y sonrió levemente-...Por algún casual,¿iban a este taller?
Y finalmente, llegaron, aquellos sus tan adorados alumnos que iban a participar.
-Pueden pasar, si quieren.-se hizo a un lado, dejando la puerta abierta, para que ellos pasasen-No sean tímidos; aún no ha llegado nadie. Pueden elegir un personaje, yo les daré el traje.Bien hago en suponer, que leyeron como funciona esto,¿cierto?¿Necesitan que les explique algo?...Oh,aquí tienen-quería saber si había algo que no estuviese del todo aclarado en el cartel. De paso, les dio un papel, con una larga lista de nombres impresos en él, personajes, e información sobre quién fue quién.

Volver arriba Ir abajo

avatar
Habitante de Gythio
Masculino
Monedas :
16

Fecha de nacimiento :
13/03/2002

Edad :
15

Fecha de inscripción :
27/12/2014

Localización :
Gythio

Empleo /Ocio :
Estudiante

Humor :
Asustado D:

Khor Tsav está
Ver perfil de usuario

Mensaje por Khor Tsav el Dom Ene 04, 2015 7:43 am

Aún me sentía alterado, cuando una fuerza desconocida me empujó, causando que cayera al suelo, mi cara arañándose contra las losas. Antes siquiera de girarme, comprové que la venda en mi ojo estuviera correctamente posicionada. La sola posibilidad de que cualquiera pudiese ver mi ojo me aterraba.

—Lo siento, lo siento. — Al escuchar esa voz disculparse, me giré. Quedé sentado a medio incorporar, mirando fijamente a aquel chico que lamentablemente no me sonaba de nada. "Con raro que es que alguien me trate bien..." Sí, desde luego el que yo no conociera a aquel muchacho de cabellos rubios como los míos y ojos de un curioso tono lavanda. No era extremadamente alto, aunque sin lugar a dudas me sobrepasaba una cabeza entera. — Toma — Me ofreció su mano, y tengo la seguridad de que mis ojos debieron brillar. ¡Me sentía tan feliz! No solo se había disculpado sino que además quería ayudarme a levantarme... Si hubiese sido posible derretirse de agradecimiento sin duda alguna lo habría hecho.

Por supuesto quería aceptar y sonreírle y agradecerle el que hubiera sido tan amable conmigo. Pero solo tuve tiempo de hacer la segunda cosa. El sonido de la puerta llamó mi atención y giré mi rostro, porque esta se encontraba en mi lado cegado por la venda.

La mujer que a ese lado se encontraba me pareció muy joven para ser profesora, tenía el cabello muy claro y verdoso y unos ojos azules muy profundos. Al verla, sin saber bien por qué, un escalofrío recorrió mi espalda. Nos saludó con un cordial "buenos días" y se apresuró a preguntar si todo estaba bien. Por medio segundo, fijé mis orbes en el chico que había chocado conmigo.
"No creo que esta situación se pueda interpretar como... Como nada malo, ¿verdad?" Imaginé por un segundo como sería la escena si hubieramos estado peleando o algo similar. Quizá la escena podría ser similar... El era más grande que yo y por el estado impecable de su ropa debe tener un estatus considerable. "Justo como los chicos que más se meten conmigo..." Pero él era muy amable y tan solo compararlo con esos me parecía una falta de respeto. Ligeramente sonrojado, regresé mi atención a la maestra, que aún hablaba:

— ...Por algún casual,¿iban a este taller? — Timidamente, asentí con la cabeza, al tiempo que me ponía en pie.

Antes de que tuviera tiempo de agradecerle sus buenos modales al chico, otros cuantos llegaron y ella nos invitó a entrar. Una vez dentro del aula nos explicó unos cuantos detalles sobre el taller y nos entregó una hoja donde aparecían todos los papeles disponibles. Sin duda, muchas cuestiones sobre el tema me interesaban, pero en ese momento estaba demasiado interesado en buscar al chico rubio como para poder preguntar nada. Además, lo cierto es que me daba cierta verguenza dirigirme a aquella chica hermosa que era la profesora a cargo del taller, tanto que incluso ese pensamiento me hizo sonrojar.

— Gra-gracias... — Murmeré cuando llegué al lado del chico, tocando suavemente su codo para llamar su atención. — Por... lo de antes... — Aclaré, ligeramente sonrojado y sin atreverme a mirarlo a los ojos. De verdad estaba agradecido, pero no sabía cómo decírselo. Bastante más nervioso de lo que me gustaría esperé su respuesta, mirando muy fijamente sus pies. No había pensado que personaje podría ser, pero a decir verdad estaba convencido de que cualquiera sería interesante.

Volver arriba Ir abajo

avatar
Habitante de Gythio
Masculino
Monedas :
9

Fecha de inscripción :
27/12/2014

Ver perfil de usuario

Mensaje por Stern Araki el Mar Ene 06, 2015 10:19 am

Mientras yo leía esa hoja con los distintos nombres de personajes de la revolución francesa, el niño que había tumbado al entrar en el aula de clases se me acercó y me dijo algo muy quedito que apenas logre entender lo que dijo, se estaba disculpando, mientras que toca el codo para llamar mi atención, entonces yo dije:

-No hay por qué- mientras le sonrió –después de todo fue mi culpa por haber llegado tarde- dije  sonriendo y algo avergonzado.

Mientras dirijo mi vista a la maestra de intercambio, se veía muy joven igual que mi hermana, me preguntaba cuantos años tenia y al ver la expresión de aquel niño de cabello rubio, al igual que yo sonrojados por la apariencia de la maestra supe que no nos íbamos a aburrir.

Me levante de mi asiento y me acerco a ella y  digo –Disculpe, ¿el papel de el Rey XVI de Francia está disponible?

Volver arriba Ir abajo

avatar
Habitante de Gythio
Masculino
Monedas :
16

Fecha de nacimiento :
13/03/2002

Edad :
15

Fecha de inscripción :
27/12/2014

Localización :
Gythio

Empleo /Ocio :
Estudiante

Humor :
Asustado D:

Khor Tsav está
Ver perfil de usuario

Mensaje por Khor Tsav el Mar Ene 20, 2015 9:43 am

Fin del Primer día de Clases

El horario lectivo apenas ha dado inicio. Gran parte de los talleres, ni tan solo han dado inicio, cuando un grito, atraviesa los pasillos del edificio: “¡Fuego! ¡Fuego!” Se escucha gritar a una muchacha. Algunos, no le dan importancia, en otros el pánico comienza a cundir. Prontamente, la alarma de incendios se activa y los profesores ponen en marcha el sistema de emergencia. La evacuación es rápida y en pocos minutos todos los alumnos se encuentran en lo que deberían ser los jardines del lugar, observando el edificio, el cual parece milagrosamente poco afectado. Solamente una pequeña columna de humo es visible, saliendo de una de las ventanas del último piso y prontamente, se extingue. Una voz suena por megafonía, llegando a los oídos de todos.


— Comunicado desde Dirección. El fuego ha sido erradicado. Sin embargo se suspenden las clases hasta la próxima jornada para valoración de daños. El profesorado reúnase en el gimnasio. Los alumnos retornen a casa. Fin del comunicado.


El chico era realmente amable. Sonreí en contagio a su sonrisa, mientras él aseguraba que no era necesario que le diese las gracias y indicó que era su culpa por llegar tarde. Realmente en lo había llegado tan tarde, muchos habían llegado después que él. ”Yo estaba en medio... No nos habríamos caído de no estar yo en medio” Ante mis ojos, el muchacho se levantó y fue a preguntarle a la profesora si se encontraba disponible el papel de Rey.

Mirando fijamente el suelo, para intentar camuflar el vendaje sobre mi ojo y por ende no llamar demasiado la atención, tomé asiento y repasé el listado de nombres. Sin duda, había muchos personajes que sería interesante encarnar. Sin embargo, había un nombre particular que llamo mi atención:
”Josefa Amar y Borbón.” Era sin duda una mujer interesante. Sonreí ante la idea de encarnarla. Me sonrojé ligeramente ante la idea de tomar el papel de una mujer. En la época de la Revolución, Josefa debía tener cerca de 40 años, y pese a que no participó activamente de ninguna de las fases de la Revolución Francesa dado su situación de mujer de la nobleza española fue una de las más remarcables mentes de la Ilustración y por ende su existencia si fue relevante para el transcurso de la Revolución. Sonreí, realmente me gustaría encarnara a ella. Levanté la mirada, buscando a la profesora con intención de preguntarle si se me podría permitir participar en aquel rol, cuando una alarma comenzó a sonar.

La conmoción recorrió a los alumnos, aunque por ninguna parte vi el fuego. No estaba demasiado asustado, quizá incluso aquello podría ser un simulacro de incendio, y esperé con calma a que el resto de los allí presentes salieran con más o menos orden. Salí al final, quizá el último. Por lo menos, el pánico no había cundido en esta parte del edificio, aunque me llegaban gritos bastante lejanos. Salir de allí, aunque no estábamos en la planta baja, fue rápido y sencillo, tan solo debí dejarme arrastrar por los demás hasta llegar al exterior. Miré el edificio con algo de pena y ansiedad. Desde el exterior, no parecía el maravilloso templo de saber que era, pese a que no fui capaz de encontrar llamas en lugar alguno. Sentía un poco de ansiedad, la idea del edificio ardiendo, de dejar de ir a clases, de dejar de conocer cosas nuevas casi me hacía sentir aterrado.

Entonces sonó de todas direcciones, en realidad desde los múltiples altavoces situados por todo el patio, la voz ligeramente nasal de la secretaria del director informándonos de que por aquel día se suspendía toda actividad. Me sentí mal y mi mirada cayó al suelo. Mordí mi labio, aquello no me gustaba nada, y pude sentir el sabor de mi propia sangre. Suspiré.
”Al menos mañana habrá clases... Espero."

Volver arriba Ir abajo

avatar
Habitante de Gythio
Masculino
Monedas :
9

Fecha de inscripción :
27/12/2014

Ver perfil de usuario

Mensaje por Stern Araki el Jue Ene 22, 2015 3:45 pm

Cuando estaba a punto de decir algo la maestra, se oyeron unos gritos por el pasillo. "¡Fuego ,Fuego!" Cuando pensé en un simple simulacro, hasta que olí el desagradable olor a quemado.Cuando dije "Esto esta mal" mientras salia una gota de preocupación de mi cabeza, en ese entonces vi a muchas personas alteradas y otras muy tranquilas,entonces empezamos a salir del aula de clases hasta que llegamos afuera de la escuela, cuando el director hizo un anuncio a los estudiantes y profesores:

-El fuego ha sido erradicado. Sin embargo se suspenden las clases hasta la próxima jornada para valoración de daños. El profesorado reúnase en el gimnasio. Los alumnos retornen a casa.

En ese entonces recordé a el niño de la mañana intente buscarlo por las afueras de la escuela pero no lo vi. "Eh?, se abra ido?, y yo que quería presentarme y conocerlo mejor".

Entonces empecé a caminar a mi casa mientras pensaba que pasaría mañana y volvería a ver al niño?, Entonces caminando a casa con mis manos en la cabeza, sonrió levemente y grito: Ahora tengo una meta!, hacerlo mi amigo.

Volver arriba Ir abajo

avatar
Habitante de Gythio
Masculino
Monedas :
16

Fecha de nacimiento :
13/03/2002

Edad :
15

Fecha de inscripción :
27/12/2014

Localización :
Gythio

Empleo /Ocio :
Estudiante

Humor :
Asustado D:

Khor Tsav está
Ver perfil de usuario

Mensaje por Khor Tsav el Jue Ene 22, 2015 9:23 pm

Aquello era real. No quería creerlo, casi ni podía, pero era real. Aque día las clases se iban a ver suspendidas. Todos se marchaban y finalmente, quedé solo en aquel desolado patio, mirando el edificio que no parecía más dañado ni deteriorado de lo que había estado antes. Suspiré levemente y comencé a morder mis uñas. “¿Qué voy a hacer yo ahora?” Me pregunté, un poco dolido. No tenía nada a hacer. Podría regresar a la madriguera que era mi hogar, tratar de dormir. Podría buscar comida en los cubos de basura, aquello podía ocupar todo el tiempo que deseara, si me ponía muy sibarita. Por un momento, me pasó por la cabeza la idea de visitar su casa, pero pronto la descarté. La perspectiva de un día entero solo para hacer lo que yo deseara me desagradaba profundamente. Me recordaba aquella época que desearía haber olvidado ya. Quería hacer algo que los animales no hicieran, terminé por decidirme.

Fue un rato no demasiado largo el que pasé completamente solo, observando el edificio, mientras trazaba un plan con lo que podría hacer aquella tarde. En primer lugar, pensaba intentar hacerle una visita a la biblioteca del centro educativo: quizá pese a que las clases se vieron suspendidas, me dejaban entrar en ella. Al fin y al cabo, el fuego había sido en la planta alta y todos saben que los daños causados por el fuego ascienden, no bajan.... Después de eso, podía acudir al contenedor de algún restaurante: eran pocos, pero las sobras de esos lugares eran las mejores. Y al terminar... Al terminar quizá podría ir al río. Sabía perfectamente que sus aguas no eran potables, sin embargo para lavar la ropa a mi me servían. Y sin lugar a dudas el pañuelo de mi ojo y mi uniforme necesitaban una buena lavada.
“Si supiera en dónde podría conseguir algo de jabón...” Me puse en marcha, pero no llegué a alcanzar de nuevo el edificio de la Secundaria, cuando recordé la existencia de una biblioteca pública en Gythio. Ella me había hablado de esa biblioteca, y me pareció que aquel día era perfecto para al fin conocerla.

Algo más animado, comencé a caminar con un paso bastante acelerado en una dirección concreta. No sabía con exactitud en dónde se encontraba la biblioteca, pero si tenía una idea de la zona de la ciudad en que podía estar. Recorrí las calles y empezaba a dudar sobre el camino que debía tomar cuando escuché un grito con una voz familiar: la voz del chico que tan amable había sido conmigo antes de que se iniciara el incendio. El chico gritaba que tenía una meta y que pensaba hacerse amigo de alguien. Dudé por unos momentos si dirigirme a él, no quería molestarlo después de lo bien que se había comportado conmigo, pero al final pudieron más las ansias por conocer al fin ese ansiado lugar. Andando rápidamente, pronto me encontré a su lado.

— Pe-perdone... ¿Sabe dónde está la biblioteca? — Pregunté sintiéndome un poco avergonzado e incapaz de mirarlo directamente.

Volver arriba Ir abajo

avatar
Habitante de Gythio
Masculino
Monedas :
9

Fecha de inscripción :
27/12/2014

Ver perfil de usuario

Mensaje por Stern Araki el Dom Ene 25, 2015 2:13 pm

Después de haber gritado y haberme desahogado de toda esa felicidad, me acote en el aire mientras flotaba  hacia mi casa, aun no había comprendido como se había empezado a quemar la escuela, pero tenia todo el día libre, entonces empece a pensar que podría hacer cuando de pronto escuche pasos viniendo hacia ami entonces deje de flotar, gire la mirada y me encontré aquel niño en el que estaba pensando cuando el me dijo tartamudeando:

— Pe-perdone... ¿Sabe dónde está la biblioteca?

Se veía un poco avergonzado el pobre cito, me preguntaba si estaba triste.

-Oh? Si!, sígueme!

Yo todo feliz de que me lo había vuelto a encontrar empece a flotar de nuevo y dije:

-Es esta tienda que tienes justo enfrente- Dije con una sonrisa en el rostro

-¡Ah cierto! ¿Cual es tu nombre?- Le volví a decir con una sonrisa en la cara

Mientras pensaba en como es que pudiera tener una conversación, puesto que parecía muy tímido seria difícil que el me agarre confianza pero no imposible, como diría mi hermana imposible tiene 2 letras de mas.

Volver arriba Ir abajo

avatar
Habitante de Gythio
Masculino
Monedas :
16

Fecha de nacimiento :
13/03/2002

Edad :
15

Fecha de inscripción :
27/12/2014

Localización :
Gythio

Empleo /Ocio :
Estudiante

Humor :
Asustado D:

Khor Tsav está
Ver perfil de usuario

Mensaje por Khor Tsav el Lun Ene 26, 2015 9:41 am

-Oh? Si!, sígueme!- Alcé la mirada a los pies de mi, en aquel momento, interlocutor. Me asombré al ver que estos no tocaban el suelo, y pese a que intenté de disimularlo, tengo la seguridad de que la sorpresa se debió ver reflejada en mi rostro. “¿Quien es? ¿Por qué flota? Es... ¿será como yo?” No pude evitar preguntarme. Su voz, nuevamente atrajo mi atención y debí alzar del todo la mirada y torcer mi cabeza para poder mirar con mi ojo descubierto la dirección que señalaba. -Es esta tienda que tienes justo enfrente- Casi no podía creerme estar en realidad tan cerca del lugar que era mi objetivo. Sonreí agradecido y me disponía a comunicarseo, cuando preguntó mi nombre.

Sentí como mi rostro enrojecer y de nuevo miré mi fijamente el suelo, donde mis pies estaban apoyados y los míos no. El agrietado suelo de la calzada debía haber capturado toda mi atención, o imagino que debí dar una imagen similar. Por unos segundos me mantuve estático, ligeramente tenso, pese a que la sonrisa aún no se había borrado de mis labios. Mi primera reacción fue llevar mi mano al vendaje sobre mi ojo y tocarlo con cierto nerviosismo, asegurándome de tenerlo correctamente colocado. Luego me armé de valor y lo miré directamente a los ojos.

— M-me llamo Kho... Khor. — Le informé, e inmediatamente la vernguenza me hizo bajar de nuevo la mirada. Pese a que con voz temblorosa y nerviosa alcancé a preguntar: — ¿Y-y usted...?

Volver arriba Ir abajo

avatar
Habitante de Gythio
Masculino
Monedas :
9

Fecha de inscripción :
27/12/2014

Ver perfil de usuario

Mensaje por Stern Araki el Lun Ene 26, 2015 3:44 pm

Al ver a ese niño viéndome flotar note cierta impresión en su cara, supongo que no sabia que yo era un ser estelar y que venia del espacio.

Después de hacerle la pregunta el me contesto tímidamente que se llamaba Khor, un nombre que no había escuchado antes pero sin duda le quedaba bien, después dijo:

— ¿Y-y usted...?- Seguramente esta muy nervioso o preocupado  igual me tenia miedo por ser mayor, pero le debía hacer ver que no soy así.

-Me llamo Stern Araki, me puedes decir Stern, gusto en conocerte Khor,tengo 15 años y soy un ser estelar- Le dije con una sonrisa en la cara.

-Se podría preguntar ¿Porque te dirijas a la biblioteca?- Pregunte curiosamente, pero seguía teniendo mi sonrisa.

Mientras me preguntaba que tipo de persona era este Khor y por que es así, todo un misterio.

-Ah,cierto te gustaría ir a mi casa mas tarde- Dije emocionado teniendo la esperanza que me contara mas sobre el, puesto que seria de las pocas veces que llego a traer un amigo a casa, por lo general siempre es mi hermana la que trae a sus amigas.Como siempre volví a mirar al cielo preguntándome que estaría haciendo ella en este momento y que haría en esta situación.

Volver arriba Ir abajo

avatar
Habitante de Gythio
Masculino
Monedas :
16

Fecha de nacimiento :
13/03/2002

Edad :
15

Fecha de inscripción :
27/12/2014

Localización :
Gythio

Empleo /Ocio :
Estudiante

Humor :
Asustado D:

Khor Tsav está
Ver perfil de usuario

Mensaje por Khor Tsav el Lun Ene 26, 2015 6:50 pm

Me sentía nervioso en los instantes que transcurrieron antes de su contestación. Mi nerviosismo era tal que los latidos de mi corazón comenzaron a rebotar en mi cabeza y mi pecho se sentía presionado. Los otros estudiantes, en especial los más mayores, nunca eran agradables conmigo y este chico lo estaba siendo. Por un lado, me hacía sentirme muy feliz, mas también comenzaba a recelar un poco. ¿Y si en realidad no era más que una trampa? Me habría dolido mucho de ser así y esa era una seguridad que me hacía sentir aún más inseguro. Levanté la mirada al oírlo presentarse, apenas un poco, entre mis cabellos, mas lo justo como para poder ver la gran sonrisa que adornaba sus labios... Me pareció sincero.


-Me llamo Stern Araki, me puedes decir Stern, gusto en conocerte Khor,tengo 15 años y soy un ser estelar-
Me preguntaba que sería eso de “ser estelar”, jamás había oido habar de uno, más no me pareció correcto preguntar. El que me permitiera llamarlo por su nombre me impulsaba a querer confiar en él y también generaba en mi cierta culpabilidad por no aceptarlo directamente. Nuevamente, clavé mi mirada en el agrietado y grisaceo suelo. -Se podría preguntar ¿Porque te dirijas a la biblioteca?-  Me sentí un poco inseguro. No sería la primera vez que alguien aparentemente bueno terminaba por meterse conmigo a causa de mi gusto por los estudios, pero antes de que pudiera contestarle de cualquier modo, Stern comentó algo que me hizo sentir realmente sorprendido. ¡Me pidió que después lo acompañara a su casa! Jugué nervioso con mis manos y mordí mi labio, antes de contestar lentamente.

— Luego... Más tarde... E-está bien... Iba a la biblioteca po-porque... como no hay... clases... pues... pe-pensé que ahí... po-podría aprender algo... Un-un placer conocerlo... — Sentía mis mejillas arder y deseaba ser tragado por la tierra. No me sentía bien, estaba asustado y nervioso, aunque a la vez un tanto emocionado. Me quedé muy quieto, ansiando su respuesta.

Volver arriba Ir abajo

avatar
Habitante de Gythio
Masculino
Monedas :
9

Fecha de inscripción :
27/12/2014

Ver perfil de usuario

Mensaje por Stern Araki el Lun Ene 26, 2015 9:43 pm

Después de hacer yo varias preguntas y casi sin dejar tiempo para que el respondiera, sentí que lo estaba presionando se cierta manera y al parecer no sabia que era un ser estelar, por lo que seria aun mejor que viniera a mi casa. Después de hacer mis preguntas digo.

— Luego... Más tarde... E-está bien... Iba a la biblioteca po-porque... como no hay... clases... pues... pe-pensé que ahí... po-podría aprender algo... Un-un placer conocerlo... — Ahi fue cuando pensé que lo estaba presionando mucho y que tenia miedo, como no se como fue su pasado empece a relajarme.

-¡Oh!¡Que impresión!, eres de las pocas personas que aprovecha su tiempo libre para estudiar que conozco, la mayoría solo flojea en su casa me parece excelente tu idea- Dije sorprendido y volví a sonreír.

-De todas formas tengo que comprar una revista llamada "The Idol of the week".

-¡Oh!Tengo una gran idea cuando vallamos a mi casa te haré unas galletas y un chocolate caliente, con este frió supongo que te gustara- Dije con una sonrisa

Entre a la biblioteca fui a un pequeño estante donde agarre la revista y la compre.

Volver arriba Ir abajo

avatar
Habitante de Gythio
Masculino
Monedas :
16

Fecha de nacimiento :
13/03/2002

Edad :
15

Fecha de inscripción :
27/12/2014

Localización :
Gythio

Empleo /Ocio :
Estudiante

Humor :
Asustado D:

Khor Tsav está
Ver perfil de usuario

Mensaje por Khor Tsav el Mar Ene 27, 2015 6:09 am

El tono lleno de emoción y sorpresa, pero vacío de cualquier tono de maldad de Stern me hizo sentir reconfortado, menos temeroso, quizá incluso algo más seguro, y tuvo en mi mucho más efecto que sus palabras llenas de aprobación.

-¡Oh!¡Que impresión!, eres de las pocas personas que aprovecha su tiempo libre para estudiar que conozco, la mayoría solo flojea en su casa me parece excelente tu idea-Fueron sus palabras. Con una desconocida confianza alcé mi mirada, para ver de nuevo una sonrisa dibujada en sus labios, que se me terminó por contagiar, pese a que de un modo mucho más discreto. Nos encaminamos a la biblioteca y él comentó que deseaba comprar una revista, cuando de pronto hizo un comentario que realmente me sorprendió.: -¡Oh!Tengo una gran idea cuando vallamos a mi casa te haré unas galletas y un chocolate caliente, con este frió supongo que te gustara- Al oír sus palabras mis ojos se abrieron mucho. Desde luego, chocolate y galletas, caliente, era algo mucho más apetecible que cualquier cosa que podría encontrar entre los desperdicios. Recordé la noche en que la conocí a ella, donde también había dulces implicados y sonreí para mirarle a los ojos y asentir firmemente.

En silencio, entramos al ansiado lugar, donde él compró la revista. Eché un ojo por el lugar, maravillado ante tantos libros, mas no me atreví a alejarme demasiado de Stern. Y entonces, para mi vergüenza, mi estómago decidió mostrar el hambre que sentía con un incómodo gruñido, demasiado audible. Me sonrojé, avergonzado y bajé la mirada al suelo, preguntándome si a Stern le molestaría demasiado si le preguntaba por ir a su casa, en lugar de permanecer en la biblioteca como era mi plan inicial. Sin embargo, no me atreví a abrir los labios.

Volver arriba Ir abajo

avatar
Habitante de Gythio
Masculino
Monedas :
9

Fecha de inscripción :
27/12/2014

Ver perfil de usuario

Mensaje por Stern Araki el Mar Ene 27, 2015 4:24 pm

Después de haber comprado al revista, fui a ver como le estaba hiendo a Khor, cuando escuche un ruido de su tripa, se escuchaba que tenia mucha hambre, el pobre avergonzado volvió con su mirada al piso.

Me quede pensando que podría hacer yo para volver animarlo, tienen mucha hambre así que deberíamos ir a i casa lo mas pronto posible. Me acerque a Khor y le dije que ya había comprado la revista después dije.

-Khor...¿Estas bien?, debes de tener mucha hambre,te parece si nos vamos de una vez?.

Khor con toda la pena del mundo movio su cabeza levemente diciendo que si.Aunque se veía muy débil en ese momento pensé que ni siquiera había desayunado así que lo tome de la muñeca, salimos y lo cargue en mi espalda mientras caminaba hacia mi casa con la intención de que no querría dejar la librería, gire y le conteste un de nada con una sonrisa.

Llegamos a mi casa y lo deje en la sala.

_Quédate aquí, toma asiento y espérame mientras hago la comida.

Lo deje sobre un colchón y me fui a la cocina, comencé a hornear galletas y hacer el chocolate caliente, lo termine
y lo lleve a la mesa del comedor lo serví, me senté y dije,

-Y... ¿tu casa esta muy lejos de aquí?. Pregunte mientras mordía una galleta.

Volver arriba Ir abajo

avatar
Habitante de Gythio
Masculino
Monedas :
16

Fecha de nacimiento :
13/03/2002

Edad :
15

Fecha de inscripción :
27/12/2014

Localización :
Gythio

Empleo /Ocio :
Estudiante

Humor :
Asustado D:

Khor Tsav está
Ver perfil de usuario

Mensaje por Khor Tsav el Miér Ene 28, 2015 8:34 am

“¿Qué son los seres estelares? ¿Acaso pueden leer la mente? ¿O quizás es que mi hambre era demasiado evidente?”   Me pregunté con vergüenza al oír su ofrecimiento. Rasqué mi muñeca con nerviosismo. Los suelos podían resultar muy interesantes, descubrí. El suelo de la tienda no tenía nada a ver con el de la calle, me pregunté cuantos pies lo habrían pisado, cuantos libros habrían sido comprados, ojeados, leídos por los dueños de aquellos pies. De no haberme sentido tan terriblemente avergonzado, quizá habría sonreído, sumido en aquellos curiosos pensamientos. Con todo, pese a lo avergonzado que me hacía sentir, cuando Stern me preguntó si estaba bien y quería ir ya a su casa, asentí con levedad.

Los dedos del muchacho se cerraron sobre mi muñeca y tiró de ella para ponerme en camino a su hogar. Me sentía muy avergonzado, mucho, mucho, mucho... Pero aquello no fue todo, antes de que me diera cuenta, Stern me había cargado en su espalda como si fuera un niño realmente pequeño. Pasé en un cruce de mortificación y fascinación el camino hasta el hogar del ente estelar. Mi primer impulso fue tratar de bajarme, sin embargo no querría rechazar la amabilidad de Stern. Cuando finalmente llegamos a su casa, me dejó en la sala y dijo:

— Quédate aquí, toma asiento y espérame mientras hago la comida. — Obedientemente, tomé asiento y esperé. Me sentía un tanto incómodo, ya que la casa de Stern era un lugar completamente desconocido para mi. Mis ojos se movían nerviosos mientras esperaba, analizando cada rincón sin atreverme a moverme en lo más mínimo. El olor dulce del chocolate y las galletas inundó pronto mis fosas nasales y me relamí con cierto gusto, mientras esperaba, Pronto mi anfitrión estuvo de regreso en la sala, dejando un humeante montón de galletas de delicioso aspecto y el chocolate sobre una mesa y tomando asiento. Me aproximé, viendo como él tomaba una galleta y la mordía. — Y... ¿tu casa esta muy lejos de aquí? — Me preguntó y miré las galletas con cierta ansia. No sabía bien que contestarle... ¿se podría llamar casa al lugar dónde yo vivía? No estaba seguro de ello. Lentamente, asentí con la cabeza.

— Junto al río... — Contesté en un murmullo, mirando fijamente las galletas. “Si la una madriguera a los pies de un árbol se considera casa, sí... está sin duda cerca del río” — ¿Pu-puedo? — Pregunté, señalando una galleta.

Volver arriba Ir abajo

avatar
Habitante de Gythio
Masculino
Monedas :
9

Fecha de inscripción :
27/12/2014

Ver perfil de usuario

Mensaje por Stern Araki el Miér Ene 28, 2015 3:32 pm

Después de de hacer ese rico chocolate caliente y esas galletas que al poco tiempo inundaron la casa con eso rico aroma fui a la mesa y le pregunte a Khor si vivía lejos cuando el respondió murmurando y mirando a las galletas que vivía justo al rió.

El se quedo mirando las galletas muy atentamente y dijo.

¿Pu-puedo?. Mientras señalaba una galleta

-Si por supuesto. Conteste con una sonrisa

Esto me hizo pensar en que no tenia casa y me hizo tragar casi por completo la galleta.

-¿Espera?¡Cerca del rió! Respondí preocupado y casi gritando de lo sorprendido. Esto me hizo pensar en que no tenia casa y me hizo tragar casi por completo la galleta.

Estaba pensando que podía arreglar esta situación. Cuando se me ocurrió una de las mas brillantes soluciones que he tenido.

-¡Ya se! Que tal si te quedas a dormir por hoy? Dije con una sonrisa y esperando a que dijera que si.

Aunque no se que haría los demás días,bueno puedo pensar en una solución en clases.

Volver arriba Ir abajo

avatar
Habitante de Gythio
Masculino
Monedas :
16

Fecha de nacimiento :
13/03/2002

Edad :
15

Fecha de inscripción :
27/12/2014

Localización :
Gythio

Empleo /Ocio :
Estudiante

Humor :
Asustado D:

Khor Tsav está
Ver perfil de usuario

Mensaje por Khor Tsav el Vie Mar 20, 2015 11:31 am

Stern era un chico genial. Estaba convencido de ello, su amabilidad, su eterna sonrisa, todo ello me hacía sentir tan agradecido que en algunos instantes sospechaba que mi corazón pudiera estallar. Cuando me dio el permiso para tomar aquel dulce manjar que el mismo había preparado dibujé en mis labios una sonrisa amplia y me disponía a tomar una de las galletas cuando el tragó bruscamente.

— ¿Espera?¡Cerca del rió! — Al decir eso, Stern alzó la voz, por lo que me encogí, pensando que había logrado enojarlo. Mi corazón, en el interior de mi pecho, decidió imitarme, y por poco dejé de respirar. Lo miré asustado. No sabía que había hecho mal, seguro que algo era. Con mucho nerviosismo toqué la venda, asegurándome de que la causa de ello no fuera que hubiera descubierto mi parte demoníaca. Sin embargo, el que era mi anfitrión me sorprendió al ofrecerme su casa para pasar aquella noche. Mi mirada pasó rápidamente del terror a la curiosidad, de la curiosidad a la gratitud y de la gratitud al dolor, al tiempo que mis pensamientos se sucedían a vertiginosa velocidad. “¿Aquí? ¿Cómo y caliente? ¿Cómo será eso? ¡Debe ser maravilloso! … ¡Stern es tan amable! ¡Es magnífico! Me recuerda tanto a ella…   … Ella… ella me quería y terminó mal. Ella sabía la verdad y no me rechazó, pero… no le puedo pedir lo mismo a Stern. No puedo aceptar… Cuando sus padres vengan o quien sea… Tendrá problemas por mi culpa. Además… está mal abusar así de su hospitalidad…”

Me sentía nervioso, no sabía cómo rechazarle. Miré el suelo, luego mis pies y finalmente mis manos. Tristemente negué con la cabeza. No me podía quedar por más que lo deseara.

Volver arriba Ir abajo

Contenido patrocinado
Contenido patrocinado está


Mensaje por Contenido patrocinado

Volver arriba Ir abajo

Ver el tema anterior Ver el tema siguiente Volver arriba

- Temas similares

 :: On-rol :: Gythio :: Secundaria

Permisos de este foro:
No puedes responder a temas en este foro.